| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La secretaria general de la UPTA en Andalucía, Inés Mazuela.
La secretaria general de la UPTA en Andalucía, Inés Mazuela.

Un sindicato andaluz a punto de ser liquidado por no pagar su deuda con la Junta

El Gobierno reclama la devolución de 1,6 millones de euros por subvenciones no justificadas y la Unión sindical culpa a la ex presidenta Susana Díaz. La UPTA entra en concurso de acreedores.

| Manuela Herreros Andalucía

Nuevos problemas judiciales y económicos para los sindicatos en Andalucía. En este caso para la Unión Profesional y Trabajadores Autónomos (UPTA), una organización ligada a UGT, con la que comparte sede en Sevilla, afectada por la devolución de las subvenciones que reclama la Junta de Andalucía, al no haber sido justificadas debidamente.

En el caso de la UPTA, le exigen el reintegro de 1,6 millones de euros, lo que ha llevado al Juzgado de lo Mercantil de Sevilla ha declarar el concurso de acreedores, retirándole la potestad administrativa y sobre el patrimonio de la organización, cuya secretaria general en la comunidad es Inés Mazuela.

 

Graves problemas para la UPTA que recibió estos fondos para desarrollar cursos de formación entre 2010 y 2015 y que podría estar abocada a la liquidación. La organización tuvo que solicitar entrar en concurso de acreedores de forma voluntaria para no tener que responder con su patrimonio personal, medida ratificada por el juzgado.

Desde la UPTA, que tiene como presidente nacional a Eduardo Abad, han asegurado que la organización cuenta con 60.000 socios y que no mantiene ninguna deuda con acreedores o proveedores, sólo con la Junta de Andalucía. Por ello iniciaron un litigio con el Gobierno andaluz, al que solicitaron el aplazamiento de la deuda, sin embargo sin aval no se concedió esta medida.

UGT debe 40 millones

Un caso muy similar al ocurrido con su “hermana mayor” UGT a la que la Junta de Andalucía reclamaba la devolución de 40 millones de euros también por ayudas concedidas y no justificadas. Sin embargo, aquí no se solicitó aval y se acordó un calendario de pago a 15 años de lo adeudado.

La UPTA carga ahora contra el gobierno de la socialista Susana Díaz, a la que culpa de modificar la forma de justificar las subvenciones y al actual Ejecutivo de la Junta por no concederles un aplazamiento. Lo cierto es que el sindicato tenía pactado un calendario fraccionado para pagar un millón de euros, pero en 2020 dejó de hacerlo y desde entonces no ha abonado nada.

Reclamaciones millonarias que vuelven a manchar la imagen ya muy deteriorada de las organizaciones sindicales andaluzas, que se han visto inmersas en el mayor caso de corrupción de España, los ERE de Andalucía. En la macro causa uno de los "cabecillas" de UGT, señalado por la justicia como "el conseguidor" de estas ayudas es el ex sindicalista Juan Lanzas, que usaba estos fondos para formación en otros fines muy distintos.