| 12 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Autobús de la campaña de Vox contra el PSOE de los ERE en Andalucía.
Autobús de la campaña de Vox contra el PSOE de los ERE en Andalucía.

La corrupción del PSOE-A de los ERE marcará la campaña electoral

El Tribunal Supremo no hará pública su resolución sobre los recursos presentados por Chaves y Grñán a sus condenas para no interferir, si las elecciones en Andalucía se celebran en junio.

| Manuela Herreros Andalucía

Ha pasado más de una década desde que comenzó la investigación de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares en Andalucía. Después de este tiempo aún no hay sentencia firme, puesto que la emitida por la Audiencia de Sevilla contra los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán, así como contra consejeros, altos cargos de la Junta, empresarios y sindicatos, en total 21 personas, está recurrida en el Tribunal Supremo.

Parecía que los andaluces estaban a punto de conocer la sentencia definitiva dentro de escasas semanas, ya que el Supremo tiene prevista, los días 4 y 5 de mayo, la celebración de la vista pública de los recursos interpuestos por los expresidentes, señalados como culpables de un delito continuado de prevaricación.

 

Sin embargo, las elecciones autonómicas también son este año, coincidiendo con el pronunciamiento judicial y, en el caso de su adelanto al mes de junio, como se plantea el presidente del PP-A y de la Junta, Juanma Moreno, podrían distorsionar los planes del alto tribunal.

La sentencia definitiva puede quedarse congelada

Así, la Sala de lo Penal del Supremo ha anunciado que no hará pública su decisión sobre los ERE de Andalucía, en caso de que se produzca un adelanto electoral para no irrumpir en la campaña, dado que la decisión judicial podría convertirse en el centro de la misma.

Si esto ocurre, tras la vista prevista para el 4 y 5 mayo, la resolución de la pieza principal quedaría congelada en el tiempo a la espera de que finalicen los comicios, siguiendo así una norma no escrita, por la que el poder judicial trata de no desestabilizar con sus decisiones en periodos electorales.

En caso de que el adelanto se fije finalmente para el 12 o 19 de junio, fechas más probables, la campaña arrancaría en las primeras semanas del mismo mes. De este modo, teniendo en cuenta los tiempos judiciales, puede ocurrir que sea por esas mismas fechas cuando se pudiera conocer la resolución a los diferentes recursos.

Una legislatura donde se juzga a los responsables de los ERE

De cualquier modo, aunque desde el tribunal intenten no alterar la campaña, al igual que ocurrió en 2018, en estos comicios será inevitable escuchar hablar de corrupción por parte de casi todos los partidos. Y es que, desde el inicio de este 2022, no han parado de ser noticia las aperturas de juicios y sentencias, sobre las diversas piezas judiciales en los que se divide la macro causa de los ERE.

La complejidad del caso lo ha dilatado en el tiempo y en estos últimos años se han conocido a los primeros responsables, entre ellos Chaves y Griñán que fueron condenados en 2019, en decir dentro de esta legislatura, por lo que será difícil obviar lo ocurrido. Ni para el PP-A, ni Ciudadanos, ni Vox será este un asunto menor, ya que en la sentencia se especifica que los expresidentes eran "plenamente consciente de la palmaria y patente ilegalidad de los actos" en que participaron. Tanto es así que recientemente Vox sacó a la calle un autobús con el que hace campaña sobre este asunto, sin olvidar las críticas que recibe el 'heredero' de la corrupción del PSOE-A, el candidato Juan Espadas.

 

El TS también estudiará el recurso de Gaspar Zarrías, que fue vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia en gobiernos del PSOE-A. Además entre los condenados están exconsejeros y directores de Trabajo y Empleo de la Junta, empresarios y sindicalistas, que gastaban el dinero destinado a los parados para enriquecerse y para sus 'vicios'. Los máximos dirigentes del PSOE en la Junta desviaban ayudas y subvenciones que salían de las arcas públicas para beneficiar a afines al PSOE-A, familiares y amigos.