| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Juanma Moreno tras ser elegido presidente de la Junta de Andalucía para la XII Legislatura.
Juanma Moreno tras ser elegido presidente de la Junta de Andalucía para la XII Legislatura.

Moreno "emocionado" por hacer su sueño realidad tras ser elegido presidente

Investido para gobernar la Junta de Andalucía con los votos de la mayoría del PP-A y la abstención de Vox. Afronta esta etapa con responsabilidad e inquietud ante la "pandemia económica".

| Manuela Herreros Andalucía

Juanma Moreno ya es presidente de la Junta de Andalucía, tras ser reelegido para gobernar cuatro años más con los votos a favor de los diputados populares, que ocupan 58 de los 109 escaños del Parlamento. "Consternado" por tanto cariño y respaldo, ha asegurado que era un "sueño" que tenía desde pequeño que hace realidad.

Tras dos días de debate, la oposición no ha apoyado al líder del PP-A para que revalide su cargo, pero la amplia mayoría obtenida por primera vez en la historia las pasadas elecciones del 19 de junio ha sido más que suficiente.

Ha recibido el voto en contra del PSOE-A (30), a pesar de que su líder, Juan Espadas, durante el debate parecía querer demostrar que puede desarrollar una oposición constructiva. También han dicho "no" los diputados de las dos coaliciones de izquierda, Por Andalucía (5) y Adelante Andalucía (2), que antes del pleno ya había anunciado su rechazo, Donde sí ha encontrado esa mano tendida ha sido en Vox , cuyos 13 diputados presentes se han abstenido y su portavoz Macarena Olona ha señalado en el momento de emitir en voz alta su voto que era una "afectuosa abstención".

Moreno arranca con este escenario una "nueva etapa". Tras la constitución de la XII legislatura del Parlamento y la celebración del debate de investidura ha conseguido acortar los plazos al máximo para que el próximo lunes su nuevo equipo esté preparado para comenzar a trabajar "para mejorar servicios públicos y amortiguar esta hiperinflación que estamos viviendo".

A sus compañeros del PP les ha pedido "dejarse la piel" en demostrar que "hay otra forma de hacer política" donde se conjuga la "serenidad" y la "ambición". También ha vuelto a insistir en no confiarse por los resultados electorales: "Que la mayoría nos nos lleve a errar en el rumbo que es proteger a las familias andaluzas. Será un esfuerzo de colaboración y unidad de todos los presentes".

Cumple su palabra en el primer mes en funciones

El presidente de la Junta ha demostrado en un mes que va a cumplir con sus dos principales premisas: gobernar para todos los andaluces independientemente de su ideología y dialogar con la oposición para alcanzar acuerdos. Ambas ya han quedado confirmadas.

La primera con la presentación de sus líneas de trabajo, basadas en la rebaja fiscal de 620 millones de euros en cuatro años para la protección de las familias y autónomos, así como en el refuerzo de los servicios públicos y en la creación de empleo juvenil. Mientras que la segunda se ratificó con la cesión de uno de los puestos de la Mesa Parlamentaria para que pudiera tener voz y voto la tercera fuerza política: Vox, esperando que el PSOE-A hiciera lo propio con Por Andalucía, pero no ocurrió. A lo que se ha añadido la invitación a Espadas da ser un "frente común" para defender los intereses de la región.

 

El presidente andaluz quiere "soñar" con una Andalucía mejor y es ambicioso en sus planes, consciente del complicado escenario económico con el que tendrá que 'lidiar' en su segundo mandato. Esta vez con las manos libres y sin dependencia de otro partido para gobernar, ya que en la anterior legislatura tuvo que pactar con Ciudadanos que ahora desaparece de la Cámara. Este jueves ha sido la última vez en la que Moreno y el que ha sido vicepresidente de la Junta, Juan Marín, se sienten juntos en el Parlamento, donde han demostrado su buena sintonía hasta el último minuto.

El Partido Popular marca el rumbo desde Andalucía de esa visión política que tiene el presidente nacional, Alberto Núñez Feijóo y que mediante medidas serias y la moderación en el diálogo social, servirá para 'desalojar' a Pedro Sánchez de Moncloa el año que viene y que se consolida en Andalucía con este mayoría absoluta.

Espadas se estrena como líder de una mermada oposición

Juanma Moreno tendrá durante los próximos cuatro años enfrente al Partido Socialista, que se mantiene por segunda legislatura consecutiva en la oposición. Un papel duro, después de perder la hegemonía que mantuvieron en la Junta de Andalucía durante cuarenta años, pero se les acabó la gran estructura que suponía la administración que los sostenía y temen que el cambio de tendencia hacia los populares se imponga en la comunidad, con tan sólo un mandato del PP.

En 2018 con Susana Díaz al frente el PSOE ganó las elecciones con 33 diputados, pero la suma del PP (26) y de Cs (21) sacaron a los socialistas de San Telmo. Ahora estas elecciones del 19J han vuelto ha demostrar la desconfianza de los andaluces en el PSOE y con Juan Espadas como candidato han continuado el descalabro perdiendo tres representantes. Pero el líder socialista se estrena en la Cámara y tiene que demostrar que aún mantiene la moral después de la derrota, teniendo en cuenta que no se siente responsable de la pérdida de votos porque lleva un año en el cargo de secretario general.

Así Espadas ha salido al atril demostrado sus tablas como orador, tras haber sido consejero andaluz y alcalde de Sevilla, puesto que ha recordado que ocupó en varias ocasiones, para demostrar que es conocedor de la responsabilidad que pesa sobre un gobierno y de la situación que ha tenido que afrontar durante la pandemia.

La relación entre Moreno y Espadas podría empezar de nuevo

El debate entre el líder popular y el socialista se ha centrado en la política de Pedro Sánchez. De un lado, Espadas ha defendido al presidente del Gobierno y ha reprochado a Moreno su continua confrontación con el Ejecutivo central, para "eludir sus responsabilidades" y así "escurre el bulto" sobre él.

Pero lo cierto es que el senador Espadas ha nombrado en más ocasiones a su 'jefe' que al propio Moreno. "Le ha dedicado más tiempo a defender al Gobierno de Sánchez y eso me inquieta porque yo siempre he visto un PSOE robusto que no le temblaban las piernas para defender a Andalucía y no se plegaba a las directrices de Ferraz", le ha espetado el líder del PP-A.

A pesar de que el presidente andaluz ha recibido fuertes críticas aún en funciones, ha tendido su mano al secretario socialista para hacer "un frente común" como la comunidad más importante de España, para estar en la agenda política de forma permanente. Entre este trabajo común quiere contar con Espadas para reclamar la financiación autonómica, el de compensación o los cambios en la PAC y una mesa bilateral como la que concede Sánchez a Cataluña.

"Una cosa es la confrontación y otra cosa no me puede pedir que agache la cabeza ante las reivindicaciones del pueblo andaluz, en eso no voy a estar", ha afirmado Moreno, para mostrar su confianza en que el socialista es un "líder equilibrado" con el que puede contar. "Sigo creyendo en su palabra, le creí hace un año, me lleve una decepción cuando le pedí la abstención al presupuesto y espero que ahora podemos establecer un gobierno fructífero". Y Espadas recibe la invitación afirmando "empecemos de nuevo". Aunque después de estas renovadas intenciones han seguido los ataques y la falta de rigor en las cifras del líder del PSOE-A,  para terminar emitiendo su voto en contra de la investidura de Moreno.