| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Coche fúnebre en la puerta de la basílica de la Macarena en el momento de la exhumación.
Coche fúnebre en la puerta de la basílica de la Macarena en el momento de la exhumación.

La noche sirve de amparo para sacar a Queipo de la Macarena con intimidad

La exhumación tanto del general como su mujer y el auditor de guerra Bohórquez se ha producido esta madrugada con la presencia de los familiares y más fotógrafos que memorialistas.

| Manuela Herreros Andalucía

El momento elegido para exhumar los restos mortales del general golpista Gonzalo Queipo de Llano y del auditor de guerra Francisco Bohórquez Vecina del interior de la basílica sevillana de la Macarena ha sido la noche de este miércoles hasta bien entrada la madrugada. Se hace efectivo de este modo el requerimiento del Gobierno central a la Hermandad para hacer cumplir la reciente reforma de la Ley estatal de Memoria Democrática, que prohíbe la presencia de restos de dirigentes del golpe de Estado de 1936 en lugares preeminentes de acceso público.

Después de una jornada en la que la basílica ha funcionado con normalidad y abría al público, ya que es uno de los lugares más visitados de la ciudad, sobre las 21.00 horas se cerraban las puertas y comenzaban los trabajos, ante la presencia de los familiares de los militares golpistas que accedieron al interior del templo. Desde el exterior, era posible escuchar, sin dificultad alguna para la audición, el golpeteo y repiqueteo de las labores de exhumación de los dos militares y de la esposa de Queipo, Genoveva Martí Tovar, enterrada en el mismo lugar.

Familiares de los militares golpistas entrando a la basílica de La Macarena.

Pasadas las 23.30 horas salía de la basílica un primer coche fúnebre, una berlina de color oscuro, bajo la cobertura de numerosos reporteros gráficos y periodistas que habían acudido a cubrir el evento, al que han asistido además algunos vecinos y algunos hermanos de la Macarena a título individual, pero muy pocos.

Ya a las 1.22 horas de la madrugada accedía al interior del templo una furgoneta blanca de una empresa de servicios funerarios, y se reanudaba el ruido del repiqueteo dentro de la basílica, situación que se prolongó hasta que, sobre las 2.04 horas, comenzaban a abandonar a pie el templo los familiares de los militares, mientras los responsables de la hermandad lo hacían a bordo de un coche de alta gama. Entre ellos figuraría el hermano mayor, José Antonio Fernández Cabrero.

Adiós a Queipo entre aplausos y proclamas memorialistas

Finalmente, a las 2.20 horas salía del interior del templo la mencionada furgoneta de servicios funerarios, siendo la misma aplaudida por diversos familiares que seguían esperando a las puertas del recinto. Ante ello, la activista de memoria histórica Paqui Maqueda, presente en el lugar, ha comenzado a gritar "honor y gloria a las víctimas del franquismo. Se acaba la impunidad y se salda una deuda histórica", proclamas que ha repetido insistentemente, hasta desaparecer de la escena los familiares de los militares.

La activista Paqui Maqueda en la puerta de la basílica.

Acaba así la 'estancia' de los golpistas en la basílica, de la forma en la que el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López,  había remitido a través de una carta a la hermandad con protocolo a seguir. Además Martínez mantuvo una conversación telefónica con el hermano mayor de la Macarena quien según sus palabras mostró su "total sintonía" con la carta, que requería la exhumación y posterior traslado de los restos.

La Hermandad quiere "desaparecer del foco mediático"

La presencia de los restos de Queipo ha sido motivo de polémica desde hace años en la capital andaluza y se ha acentuado aún más desde la reforma de la Ley. Con la exhumación acaba cualquier confrontación y desde la Hermandad de la Macarena han pedido este jueves quedar "al margen de cualquier polémica ideológica y política ajena" a sus fines y "desaparecer del foco mediático".

Así lo asegura la Hermandad en un comunicado en el que explica que la exhumación "se ha realizado en la más estricta intimidad y con absoluto respeto a los familiares presentes" a través de "un procedimiento que ha contado con el consentimiento de ambas familias".

En la misma línea, expresa su deseo de "desaparecer del foco mediático por este asunto ya resuelto, ansiando, a partir de ahora, captar la atención de los medios de comunicación por su ingente actividad, sobre todo en materia de caridad y de asistencia a los más desfavorecidos de nuestra sociedad".