| 22 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente, Juanma Moreno, y vicepresidente, Juan Marín, de la Junta de Andalucía.
El presidente, Juanma Moreno, y vicepresidente, Juan Marín, de la Junta de Andalucía.

El adelanto andaluz: pactado con Cs, forzado por Vox y que atemoriza al PSOE

El anuncio del presidente Moreno sobre las elecciones, que podrían ser entre junio y octubre, acelera a los partidos. El PSOE de Espadas en busca de la alianza con los grupos de izquierdas.

| Manuela Herreros Andalucía

Las declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, fechando las próximas elecciones en la comunidad en el mes de junio, lo más probable, o en octubre, a más tardar, han provocado las reacciones de los distintos partidos.

El adelanto electoral no ha sentado a todos los líderes andaluces por igual. Para el socio de Gobierno del PP en la Junta, Ciudadanos, considera las fechas previstas y pactadas con Moreno de "lógicas". El vicepresidente y coordinador regional de la formación naranja, Juan Marín, ha asegurado son unos plazos "razonables para agotar la legislatura con normalidad, que es lo PP y Cs hemos acordado".

 Marín ha reconocido que, después del primer período de sesiones de actividad parlamentaria, que transcurre de febrero a junio, "la legislatura está prácticamente agotada", teniendo en cuenta que  la ley marca que se deben convocar los comicios antes del 27 de noviembre.

Como pieza del Gobierno, el vicepresidente defiende que es tiempo suficiente para desplegar los fondos europeos y espera que vean la luz algunas leyes previstas y el decreto de simplificación administrativa. No es inconveniente prorrogar las Cuentas de 2021 para Marín y ha recordado que "Sánchez ha estado gobernando tres años con los Presupuestos de Montoro", sin adelantar elecciones.

Aunque como líder de Cs la realidad es distinta. La formación tendría una escasísima representación de 2-3 escaños según las encuestas, descendería de la tercera fuerza política a la quinta en el Parlamento. A ello se suma a que aún no hay un candidato claro y aún tendrán que celebrarse primarias en Cs, porque Marín tendrá rival.

La moral que impone Vox en Andalucía y no en Madrid

Queda claro que los intereses de Vox no son los mismos dependiendo del territorio en el que se encuentren. Si es en Madrid, donde aún queda mucho para que los ciudadanos vuelvan a votar, la ideología no es una prioridad y acaban de aprobar los presupuestos de la Comunidad a Isabel Díaz Ayuso (PP).

Pero en Andalucía sus planes son muy distintos y le dan la espalda al presidente popular Juanma Moreno porque quieren elecciones y no les importa bloquear las Cuentas para 2022. Aquí imponen sus principios morales como línea roja para no respaldar al bipartito. No ceden, a pesar de que favorecieron la investidura de Moreno y le apoyaron tres presupuestos.

Han sido capaces de sumar su voto al del PSOE-A y Unidas Podemos para que el Gobierno vea tumbado su proyecto y forzar el adelanto. Teniendo en cuenta que en este caso que los sondeos le dan un importante crecimiento, situándolo como tercera fuerza en el arco parlamentario, y preparan a Macarena Olona como candidata. Si Cs no se recupera, Vox sería clave para que el PP pueda formar gobierno ya que las encuestas le dan mayoría pero no absoluta.

El líder de Vox, Santiago Abascal, junto a Macarena Olona, que se posiciona como candidata en Andalucía.

El PSOE-A intenta recular para ganar tiempo

En el PSOE han pesado las directrices de veto de Pedro Sánchez sobre un posible acuerdo con el PP. El presidente de la Junta manifestaba ayer en una entrevista en Canal Sur que aún considera que las intenciones del secretario socialista andaluz, Juan Espadas, eran propicias para el acuerdo, pero le ha faltado "valentía" para imponer su criterio.

Pero al candidato socialista parece que no le encajan los plazos y la carrera por el sillón de la presidencia se pone cuesta arriba. Poco tiempo para dejar la alcaldía del Ayuntamiento de Sevilla, ganar el reconocimiento social y para que se olviden los capítulos más oscuros sobre la corrupción en la Junta durante los gobiernos del PSOE.

El secretario general del PSOE-A y alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

El propio Espadas ha pedido esta semana, después de rechazar las Cuentas del próximo año, que estaban dispuestos a aprobar otros y que los llevara de nuevo al Parlamento corregidos. Demasiado tarde para la Junta, que prorroga los actuales.

Espadas en busca del auxilio de la izquierda

Ante la falta de confianza de que el PSOE-A logre sacar de San Telmo a Moreno, Espadas busca sumar a los partidos de izquierda para volver a gobernar la Junta. Es su única opción, porque las encuestan le dan al PP entre 44-46 escaños, frente a 33-34 que conseguirían los socialistas, unos resultados que no levantan los de 2018 conseguidos por Susana Díaz (33 parlamentarios).

Espadas ha apuntado este miércoles en una entrevista en RNE que una unificación de voto entre los partidos situados a la izquierda del suyo "sería lo positivo". Quiere que se produzca una "mejor interlocución" entre estas formaciones para que la izquierda alcance los niveles de representación suficientes y frenar un "avance de la extrema derecha de Vox".

Sin embargo, tras las elecciones de 2018, la izquierda "no se fió" de la socialista Susana Díaz y no hubo alianza, por lo que habrá que esperar a ver primero cómo se fragmenta o se unen las fuerzas de izquierda y si prestan su apoyo al PSOE.