| 17 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Planta solar fotovoltaica de Amazon en Alcalá de Guadaira, Sevilla.
Planta solar fotovoltaica de Amazon en Alcalá de Guadaira, Sevilla.

Las renovables se extienden por Andalucía vigilando su impacto

La Junta impulsa el proyecto Arcos, para la instalación de cinco plantas solares fotovoltaicas en la provincia de Cádiz. El presidente Moreno busca soluciones para reducir su impacto visual

| Manuela Herreros Andalucía

Las energías renovables se plantean como la mejor alternativa a los modelos convencionales de producción. Todavía más en este momento en el que la factura de la luz se coloca en niveles imposibles de asumir por muchos hogares, empresas e instituciones. Una carrera en la búsqueda de soluciones, en la que Andalucía se coloca en una posición privilegiada y lanza una apuesta firme.

De este modo la Junta de Andalucía impulsa el proyecto Arcos, que contempla la instalación de cinco plantas solares de energía fotovoltaica en la provincia de Cádiz, concretamente en los términos municipales de Jerez de la Frontera y San José del Valle.

Una iniciativa que se ha incluido entre los proyectos de interés estratégico del Gobierno andaluz y que se desarrollará sobre una superficie total de 466 hectáreas de estas localidades gaditanas. Así lo anunció el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), tras la reunión del último Consejo de Gobierno. Aún debe ser aprobado por este órgano la próxima semana, tras su paso por la Comisión de Asuntos Económicos.

El proyecto alberga una inversión total de 120 millones de euros y tendrá una fuerte repercusión sobre el empleo en este sector. En este sentido, Marín ha explicado que la previsión es que genere 1.000 empleos durante la fase de construcción, fijada en unos 12 meses, y otros 100 puestos de trabajo fijos en la fase operativa, que se prolongará durante los 35 años posteriores.

Sobre este asunto se ha pronunciado también el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), durante su visita ayer a los municipios malagueños de Álora y Pizarra, en el Valle del Guadalhorce, comarca en la que están proyectadas cuatro plantas solares.

Desde este lugar Moreno se ha posicionado a favor de la energía fotovoltaica al ser una fuente de energía limpia, que responde a las nuevas líneas marcadas por la Unión Europea en los Fondos de Recuperación Next Generation y por transformarse en los últimos años en un importante nicho de empleo.

Según el presidente andaluz, la comunidad es deficitaria energéticamente y la electricidad es muy cara convirtiéndose en un lujo para muchas personas. “Los andaluces hemos decidido que no queremos depender de la energía nuclear ni del carbón, por lo tanto, sólo nos quedan los aerogeneradores y las placas fotovoltaicas”, ha explicado.

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía durante su visita a los municipios del Valle del Guadalhorce en Málaga.

Reducir su impacto visual

La implantación de plantas solares fotovoltaicas en Andalucía no gusta a todos y varios municipios han mostrado su desconfianza ante estos proyectos, que generan un impacto visual grande. También ha despertado el debate de la afección que tienen sobre la fauna del entorno en el que se implantan y su conjugación con la actividad agrícola.

Por ello, el presidente del Ejecutivo andaluz ha incidido en la importancia de buscar soluciones desde una de las comarcas en las que mayores protestas han suscitado estos huertos solares. Moreno ha querido escuchar de primera mano las opiniones y reivindicaciones sobre este asunto, como las que le ha traslado el Ayuntamiento de Álora.

“Vamos a hacer un esfuerzo para controlar aún más la ubicación de estas placas fotovoltaicas, racionalizando las licitaciones, y para hacer coincidir el interés de los alcaldes, los operadores y la ciudadanía que ha elegido este tipo de energía”, ha declarado.

La afección sobre el paisaje de los paneles solares podría reducirse con la introducción de vegetación, zonas de charcas, nidos de insectos, así como controlando los vallados de las instalaciones. Y es que es en muchos lugares de España y Europa se impulsan las plantas ‘ecovoltaicas’ que incorporan medidas protectoras del medio ambiente.

Planta solar ecovoltaica en Murcia.

Revolución energética y económica

Para muchos municipios la apuesta por las energías renovables ha supuesto una revolución. Las renovables tienen un impacto económico sobre las zonas en la que se implantan. Algunos de ellos perciben unos ingresos anuales por valor de 5 millones de euros, a través del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que es de carácter municipal.

A todo ello se suma que estas plantas atraen a su vez a otras empresas de mantenimiento y reparación, siendo un nicho de empleo. En este sentido, Moreno ha explicado que el Gobierno de Andalucía ha puesto en marcha módulos de Formación Profesional donde se está preparando la mano de obra especializada para esta labor.

“Creemos que Andalucía, con más de 300 días de sol al año, tiene la capacidad de atraer estas inversiones. Andalucía no puede perder el tren de las energías renovables, de una revolución energética como supone la fotovoltaica”, ha concluido.