| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen del primer encuentro oficial entre Pedro Sánchez y Juanma Moreno en junio en Moncloa.
Imagen del primer encuentro oficial entre Pedro Sánchez y Juanma Moreno en junio en Moncloa.

La estrategia del PSOE para recuperar Andalucía choca contra sus buenos datos

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, acusa a Sánchez de "asfixiar" la Comunidad para volver a gobernarla. Pero las cifras de la recuperación hablan por sí solas.

| Manuela Herreros Andalucía

El Partido Socialista no lleva nada bien el hecho de no gobernar en Andalucía. Su principal baluarte era la comunidad y la perdió tras 36 años al frente, en las últimas elecciones autonómicas. Desde entonces el PSOE de Pedro Sánchez se ha afanado por ‘reconquistarla’, aunque ha sido este año cuando se nota mayor intensidad en la estrategia socialista.

Sánchez ha conseguido retirar a su ‘enemiga’ Susana Díaz y aunque la ha colocado más cerca físicamente, en Madrid con un puesto en el Senado, la aleja de tierras andaluzas. Su fiel Juan Espadas ocupa el puesto de secretario general del PSOE-A. Sánchez le mostró apoyo en las primarias y ahora el difunde sus políticas recorriendo kilómetros por las carreteras de la comunidad, para regresar a toda prisa a Sevilla, donde tiene que defender la resentida Alcaldía sevillana.

Una vez efectuados los cambios internos en la agrupación socialista del sur, ahora la mirada se centra en Juanma Moreno y los resultados de sus dos años y medio al frente de la Junta de Andalucía. Los indiscutibles datos de recuperación de la pandemia y crecimiento económico preocupan a Sánchez, porque será difícil cuestionar la gestión de los recién llegados al Ejecutivo andaluz.

El presidente, Juanma Moreno (PP), y vicepresidente, Juan Marín (Cs), de la Junta de Andalucía.

La estrategia de la asfixia

El Gobierno de coalición de PP y Cs funciona en Andalucía. La estabilidad política y la unidad en las decisiones ha repercutido favorablemente en las cifras de descenso del paro, el mayor de toda España; el posicionamiento líder en creación de empresas y autónomos; o las inversiones y exportaciones récords de este año.

Pero la Junta de Andalucía no tiene las competencias en todos los asuntos que afectan a la región y su progreso depende de las decisiones e inversiones del Gobierno de la Nación. Y aquí aparece Sánchez para apagar Andalucía.

No sólo quiere ensombrecer a la comunidad con una factura de la luz imposible de afrontar, sino con una infrafinanciación en comparación al resto del territorio que impida que pueda crecer bajo criterios de igualdad.

Así lo ha mantenido el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs) ante los micrófonos de Herrera en COPE, afirmando que Sánchez está dispuesto a “asfixiar a Andalucía” para recuperarla.

Marín incluye en lo que considera un “juego de trileros” a una persona a la que asegura conocer muy bien, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre la que ha manifestado que “hace las cuentas sencillamente para sacar rédito político, en ningún momento para atender las necesidades de los ciudadanos”.

El vicepresidente acusa a Montero de los perjuicios de las medidas fiscales que obliga a las comunidades a fijar un 0’6% de objetivo de déficit, cuando jamás han cumplido con este parámetro desde el Central. A todo ello se suma el recorte en la autofinanciación y en el reparto de fondos europeos.

Nos quiere obligar a poner en marcha unos presupuestos que podrían suponer recortes para los servicios fundamentales

Marín ha sido contundente y asegura que desde el Gobierno de Sánchez “se hacen trampas cada día para asfixiar a un gobierno”. Algo que considera injusto, en un momento clave de recuperación. “No creo que sea lealtad institucional lo que están haciendo Sánchez y Montero con Andalucía”.

Mientras, Sánchez y su “aliado” Espadas se citan en Jaén

El secretario general del PSOE sale de Moncloa con destino a Jaén este sábado, para reencontrarse con Juan Espadas. Será el segundo acto que protagonizan ambos en la Comunidad desde la elección del secretario general andaluz.

Pedro Sánchez y Juan Espadas durante el último encuentro en un mitin en Sevilla.

 

El anterior fue en julio en Sevilla, donde Sánchez ensalzó la figura del regidor y lo visualizó como su “aliado al frente de la Junta”. Este es el deseo del líder del PSOE, pero para conseguir la sucursal andaluza tendrá que vencer a un Juanma Moreno muy reforzado, en una meta que se marca a finales de 2022.

El acto en Jaén servirá también para el propio Sánchez, que da el pistoletazo de salida de su campaña, tras el registro este miércoles de su precandidatura para seguir al frente del partido. El proceso culminará en el 40 Congreso Federal del PSOE, que tendrá lugar en Valencia del 15, 16 y 17 de octubre.