| 17 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Interior, Grande-Marlaska
El ministro de Interior, Grande-Marlaska

Los menores fugados de Ceuta para no ser repatriados miran a Andalucía

Marlaska asegura que las repatriaciones de los que seguían en Ceuta se ajustan a la legalidad, a pesar de la denuncia del Defensor del Pueblo, la Fiscalía, la ONU y su socio Podemos.

| Manuela Herreros Andalucía

La polémica por la devolución de los menores que entraron en la oleada masiva de inmigrantes en Ceuta en el pasado mes de mayo y que generó una fuerte crisis diplomática con Marruecos sigue activa.

La fuga de 40 menores no acompañados (menas), que han huido de los centros de menores para evitar ser devueltos al país africano, ha puesto en cuestión la manera en la que se está produciendo la devolución. Intentarán llegar a Andalucía; de ahí, al resto de España.

Este lunes, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha efectuado unas declaraciones en una entrevista en la Cadena SER en la que ha tenido que justificar la legalidad de la devolución de 45 menores de los 700 que cruzaron la frontera española.

 

Marlaska ha negado que se trate de expulsiones y ha defendido el "retorno asistido" de los menores marroquíes que no son vulnerables y que han mostrado su deseo de volver al país vecino. Aunque la realidad es que los Menas no quieren volver a su tierra y buscan una huida a la península a través de Andalucía. 

Según el ministro, la medida está avalada por un acuerdo firmado con Rabat en 2007 que, según él, se está cumpliendo la ley, previo estudio pormenorizado y a propuesta de los servicios sociales de Ceuta.

También ha avalado el retorno de estos menores en la Convención de Derechos del Niño, en la que se recoge la medida de retorno y reagrupación familiar, siempre que no se trate de menores vulnerables. Todo ello, en respuesta a las críticas al gobierno de Pedro Sánchez por parte del Defensor del Pueblo, la Fiscalía, las organizaciones no gubernamentales y la propia ONU que ha calificado los hechos como violación al derecho internacional.

Primeras devoluciones de menores de Ceuta.

 

Sin embargo, la repatriación a Marruecos de estos niños es de lo más dudosa desde la ruptura de las relaciones entre ambos países. Uno de los asuntos más cuestionados ha sido que algunos menores que accedieron a Ceuta en mayo de forma irregular estaban regresando bajo custodia policial en contra de su voluntad. "Querían volver a su país", ha dicho varias veces el ministro, que ha insistido en que "sobre todo se garantiza el interés superior del menor y su integridad moral".

Desde el pasado viernes se están registrando 15 retornos al día y se desconocen cuantos más se producirán. Pero, según Marlaska se están efectuando en coordinación con los asuntos sociales de la Comunidad Autónoma de Ceuta, a través del departamento de tutelas, que continuará estudiando cada caso de forma concreta.

Marlaska cuestionado por su socio de gobierno

El traslado de menores al otro lado de la frontera no ha gustado nada a las organizaciones sociales ni a la propia Fiscalía que han solicitado información al respecto. Pero tampoco a Podemos, que ha cuestionado a su socio de gobierno y al propio ministerio, a través de una carta de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en la que deja por escrito que el retorno de estos niños “es algo muy grave”.

Marlaska ha salido al paso de la reclamación de su compañera en el Ejecutivo diciendo que "está bien pedir información complementaria" en este tipo de asuntos y ha asegurado que ha tenido comunicación con Belarra y su departamento “de forma continuada”.

A pesar de las explicaciones, la legalidad de la devolución de los menores es más que cuestionada y desde el PP piden a Marlaska que se cumpla la ley, como ha solicitado el propio Defensor del Pueblo, que actúa de oficio al considerar que los retornos se están llevando a cabo “sin procedimiento” y pide que cesen.

El Partido Popular ha criticado “los bandazos” del gobierno de Sánchez en política migratoria, poniendo en riesgo la integridad de los migrantes.