| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez, este lunes con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni
Sánchez, este lunes con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni

La “constante venganza” de Sánchez ataca ahora a los jóvenes andaluces

El Ministerio de Trabajo reparte 9 millones para fomentar las contrataciones entre las comunidades de su cuerda y deja atrás a las que tienen mayor paro juvenil, como el caso de Andalucía.

| Manuela Herreros Andalucía

Uno tras otro se suceden los agravios contra la comunidad andaluza. El Gobierno de Pedro Sánchez le quiere poner difícil lo que queda de legislatura al presidente popular Juanma Moreno. Sigue tensando la cuerda para que la región no pueda alcanzar la recuperación económica y lo hace a través de las decisiones del Ejecutivo nacional y también utilizando al PSOE-A, para que bloquee la gestión del bipartito en la Junta de PP y Cs.

Ahora llega una nueva discriminación para los andaluces que ha sido denunciada por el Partido Popular, a través de su vicesecretario general, Toni Martín. En el punto de mira están los jóvenes, que se quedan sin ayudas para el empleo en una comunidad con un elevado paro, del 47%, entre este sector de la población (-25 años).

El vicesecretario general del PP-A, Toni Martín durante su comparecencia de hoy.

La decisión de la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (Unidas Podemos), de repartir 9 millones de euros de fondos europeos para fomentar las contrataciones de jóvenes entre las comunidades de Extremadura, Valencia, Navarra y País Vasco, ha dejado fuera a Andalucía, a pesar de tener una tasa de desempleo juvenil superior a todas ellas.

Los fondos del programa ‘Nuevos proyectos territoriales para el equilibrio y la equidad’ del Plan de Recuperación y Resiliencia se van a las comunidades gobernadas por el Partido Socialista y el Partido Nacionalista Vasco, desplazando a regiones que lideran las listas de paro juvenil como Ceuta (68,7%), Canarias (52,3%) o Melilla (48,8%).

De las beneficiarias, sólo en Extremadura ( 44,5%) y Valencia (41,5%) estaría justificado el destino de las ayudas por su índice superior a la media nacional (38,3%) según el INE. Sin embargo, llama la atención como Navarra, con la segunda cifra más baja de toda España (26%), o el País Vasco con un 37,8 %, sean los territorios receptores de los fondos.

Vivimos una constante venganza de Sánchez por haber votado cambio en la comunidad

Con esta contundente frase de Martín, el PP-A se revela contra el presidente del Gobierno y pide explicaciones. “Es un agravio intolerable, que vulnera el reparto competencial y altera el sistema de distribución de fondos legalmente establecido sólo para primar a comunidades cuyos gobiernos autonómicos son de la cuerda de Sánchez y lo mantienen en Moncloa”, ha añadido.

Por ello, el PP Andaluz ha exigido la convocatoria urgente de la Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales para que la ministra de Trabajo explique este reparto.

Los catalanes y vascos suman, mientras Andalucía resta

Muchos son los ejemplos de los continuos “maltratos” con la región más poblada de España. Desde la ya reclamada financiación autonómica, en la que Andalucía pierde 4 millones de euros al día; a los fondos europeos para la recuperación o; más recientemente, con la estrategia sobre la Política Agraria Común (PAC), que también perjudica a la comunidad líder en producción y exportación agroalimentaria.

En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 también se aplican los descuentos de Sánchez, en ellos cada andaluz recibe 267 euros, frente a los 313 euros que corresponde a cada catalán.

 

Desde el PP-A piden explicaciones al Ejecutivo del PSOE y Podemos, pero también al líder socialista andaluz, Juan Espadas, para conocer su posicionamiento sobre este recorte, más aún cuando su proclama como candidato a la Junta ha sido que “el primer empleo de los jóvenes tenía que convertirse en un derecho de su partido”.

Espadas tendrá que defenderse de un ataque de su propio partido a nivel nacional, en unas ayudas que justo van dirigidas a fomentar la contratación. Pero también librarse del “veto” de Sánchez a un posible acuerdo presupuestario en Andalucía y demostrar ese talante de consenso que quiere trasladar.