| 28 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente andaluz, Juanma Moreno, en la base de operaciones del Infoca, en Estepona.
El presidente andaluz, Juanma Moreno, en la base de operaciones del Infoca, en Estepona.

Moreno visita el desastre del incendio de Málaga: "Daremos caza a los asesinos"

El incendio que se mantiene activo en la provincia de Málaga ha obligado a confinar dos pueblos y a retirar los efectivos terrestres por la peligrosidad de la situación

| Manuela Herreros Andalucía

La provincia de Málaga se enfrenta a uno de los incendios más graves y complejos de los que se recuerdan y todo apunta a que ha sido provocado. Las llamas se iniciaron el miércoles por la noche en Sierra Bermeja y aún están descontrolada. El fuego se ha cobrado la vida de un bombero de 44 años y ha arrasado 3.600 hectáreas, mientras que las primeras investigaciones señalan a que detrás fueron causadas por pirómanos.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha confirmado este viernes que hay "indicios bastante claros" de que el gravísimo incendio forestal que afecta a varios municipios de Málaga "puede ser provocado", y ha avisado de que, si es así, se dará "caza a esos asesinos" que hayan podido causarlo.

Moreno ha explicado que los indicios señalan que el fuego se origina en dos focos distintos, además de que se generó de noche, "cuando no pueden acceder medios aéreos" al lugar, lo que conllevó que estuviera "toda la noche ardiendo", ha comentado el presidente. Además, añade que se complica más la extinción, pues uno de los focos se sitúa en una zona escarpada, hasta la que no pueden acceder las autobombas.

"Curiosamente al día siguiente sabían perfectamente que iba a haber rachas de viento de levante por encima de 45 kilómetros por hora", según ha añadido Moreno. Demasiadas casualidades para no pensar que detrás hay una intencionalidad, aunque habrá que completar la investigación, que va a contar con todos los recursos disponibles. Habrá que esperar a que la Policía y la Guardia Civil confirman estos hechos, momento en el cual Moreno se muestra seguro en localizar a los autores.

Se retiran los efectivos terrestres

Esta misma tarde el presidente andaluz ha acudido a la zona y ha comparecido en la base de operaciones en Estepona. Desde aquí ha catalogado la situación como una catástrofe y ha lamentado el fallecimiento del bombero. También ha confirmado que se han retirado los medios terrestres de la zona porque “no queremos perder ni una vida más”. Sólo están operando los medios aéreos para evitar que los bomberos se puedan quedar atrapados sobre el terreno.

Un total de 37 aviones trabajan sin descanso en la extinción de las llamas, que se están intentando acotar en una zona para evitar que se propaguen. Desde el Infoca lo quieren acorralar para impedir que siga devorando el bosque, denso y muy seco en esta época del año, para luego apagarlo.

Con respecto a la intervención de la UME, Moreno ha indicado que será la dirección del operativo quien solicite estos medios que puesto a disposición de la comunidad el Gobierno de España. El presidente de la Junta mantuvo ayer una conversación telefónica con Pedro Sánchez que hizo este ofrecimiento ante la complejidad del incendio.

Sólo desde el aire se puede combatir el fuego, los aviones trabajan sin descanso. en la zona.

Se confina a la población ante el riesgo de una lluvia de fuego

La magnitud del incendio es tal que afecta a cuatro localidades malagueñas: Estepona, Benahavís, Jubrique y Genalguacil. Estas dos últimos, municipios de sierra han recibido las directrices de mantenerse confinados, según ha indicado el servicio de extinción de incendios Infoca, debido al peligro de que se produzca un pirocúmulo. La población tendrá que estar confinada porque esta nube que se está generando justo encima de estos pueblos podría reventar y producirse una lluvia de fuego. Moreno ha pedido a los vecinos que mantengan la calma y permanezcan en sus casas.

A la situación que viven los habitantes de Jubrique y Genalguacil, se suma la angustia vivida por más de 1.000 personas que han tenido que ser evacuadas de sus hogares en estos días.