06 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La planta de Bejís en Castelló se hunde en las pérdidas bajo la gestión del PSOE

La gestión de Olga Pradas, anterior alcaldesa del PP, logró frenar las pérdidas y generar ingresos gracias a inversiones periódicas que “ahora, desde 2015, el PSOE ha bloqueado”

La planta embotelladora de Bejís en Castelló se hunde en un período de seis años después de que la anterior alcaldesa del Partido Popular, Olga Pradas, la entregase con beneficios de 90.000 euros. Así, los Populares aseguran que el PSOE se ha marcado el objetivo de cerrar la planta cuando su partido luchó por mantener la actividad. “Esta es la gran diferencia entre el trabajo de unos y el abandono de otros que tras seis años se ha traducido en una amenaza de cierre por parte de Sanidad”.

Olga Pradas defiende que su gestión se centró en trabajar para que la planta “arrojara beneficios económicos anuales de 90.000 euros en 2015”. Ese año, el gobierno municipal cambió, pasó a manos de una alcaldesa “cuyo objetivo ha sido claro: no invertir ni euro durante seis años y a la postre subastar la planta porque no para la alcaldesa es una carga”.

En el mandato 2011-15, Olga Pradas realizó inversiones periódicas en la embotelladora. “Trabajamos con la convicción de que esta instalación es el baluarte de nuestro pueblo. Somos el pueblo del agua y la embotelladora es vida”. Así, realizó inversiones en suelo y pintura de forma periódica por importes superiores a 35.000 euros y a ellos se sumaron otros 55.000 euros. “Y llamamos a todas las puertas para lograr las subvenciones que nos permitieran mejorar la maquinaria y garantizar la actividad”.

Así es como lograron que la Diputación de Javier Moliner suscribiera un convenio singular que garantizó una inversión de 100.000 euros en maquinaria. “Fue un éxito que nos aliviaba y nos hacía sonreír de cara al futuro. Garantía de empleo para nuestros vecinos y oportunidades para los servicios que de forma indirecta viven de esta planta”.

Y, en paralelo, se redujo la deuda. “De los 1.390.000 euros de 2012 pasamos a los 1.150.000 de 2015”. La diferencia hoy, explica Pradas, “es que si yo me hubiera dedicado a pagar la deuda, como el PSOE está haciendo, la planta ya estaría cerrada, que es al fin y al cabo lo que pretende la alcaldesa hoy”. “No invertir es firmar el acta de defunción de esta instalación que requiere, como cualquier otra, inversión para subsistir”. “Pero para eso hace falta trabajar, y eso es a lo que Josefa Madrid no está dispuesta. Entendemos que para una alcaldesa que vive en Castellón la planta, lejos de ser una oportunidad, es una carga”.

“Yo estoy fuera ya de la política y no quiero entrar en polémicas. Pero no voy a consentir que alguien ponga en cuestión el trabajo que se hizo, el esfuerzo y el empeño con el que nos empleamos para garantizar el futuro para la embotelladora”.

Para Olga Pradas la solución “no está en poner en venta al pueblo, está en trabajar por el pueblo”. Y hacerlo como nosotros hicimos, con inversión y, en paralelo, con amortización de deuda. Se puede, pero el PSOE no quiere. Es así de sencillo. Y el abandono provoca la amenaza que ahora planea sobre la planta con la inspección de Sanidad, porque está todo dejado de la mano de Dios”. Y lo que “quiere Bejís no es cerrar la planta, por eso se han recogido firmas. Quiere mantenerla abierta y tener futuro. Justo lo contrario que quiere el PSOE”, concluye la exalcaldesa de Bejís.