| 24 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rosa Pérez Garijo
Rosa Pérez Garijo

Un nuevo alcalde del PSOE contra la consellera Garijo (EU) por el franquismo

El Ayuntamiento de l'Alcora también presentará alegaciones contra la retirada de una calle que la Conselleria cataloga de contraria a la Memoria Democrática

| Jonathan Martínez Edición Castellón

La Conselleria de Transparencia dirigida por Rosa Pérez Garijo suma un nuevo frente contra su controvertido 'Catálogo de Vestigios de la Guerra Civil y la Dictadura' en el que se solicita la retirada de todos aquellos elementos ubicados en la vía pública que guarden relación con el franquismo, ya sean símbolos, placas, honores o nombres de calles. Aunque en muchas ocasiones esa correlación entre los 1.042 vestigios que recoge el catálogo y la dictadura de Franco no sean del todo directas. O, al menos, en los términos en los que lo plantea la Conselleria, que los cataloga directamente de ser contrarios a la Memoria Democrática.

Precisamente, es esta tesitura la que ha llevado al alcalde de l'Alcora, el socialista Samuel Falomir, a presentar alegaciones contra la petición de cambio de nombre a la calle Federico Michavila Paús, quien desarrolló gran parte de su carrera profesional como médico en el municipio, del que también fue alcalde entre los años 1948 y 1953.

 El principal motivo para rechazar su retirada del callejero radica en el hecho de que “se incluyó en la lista de calles ya en época democrática (sobre la década de 1980) y se le honra como médico, no como ex alcalde” en la etapa de la dictadura, según han apuntado fuentes municipales a EL MUNDO de Castellón, que resaltan, además, que el nombre completo del vial es 'Dr. Federico Michavila Paús'.

El propio cronista oficial de l'Alcora, José Manuel Puchol, está siendo el encargado de redactar las alegaciones que posteriormente se remitirán a la Conselleria junto con otras objeciones. Porque en el mismo Catálogo también se señala y ordena la retirada de ocho placas con “yugo y flechas” de viviendas de protección oficial construidas por el Instituto Nacional de Vivienda de l'Alcora, de las cuales algunas habían sido retiradas con anterioridad a la redacción del mismo, por lo que, en realidad, ya no existen. Respecto a las que todavía prevalecen en sus sitios -las placas de la Falange y de la Conferencia Nacional de Sindicatos- el consistorio ha notificado a los vecinos la obligación de retirarlas a la espera de realizar una reunión conjunta para su aprobación.

Castellón contra el Catálogo

Una tesitura similar es la que se está produciendo en la ciudad de Castellón, donde su alcaldesa, la socialista Amparo Marco, también alegará contra los nombres de seis personalidades que aparecen vinculadas con el franquismo. Según ha informado el consistorio en un comunicado, se trata de un registro "abierto y no definitivo" sobre el que solicitarán la retirada de estas personas tras quedar "explícitamente demostrado que fueron propuestos y aprobados por los órganos correspondientes en atención a sus aportaciones en la ciudad y a sus méritos en los campos de la ciencia y la cultura".

 

Asimismo, notificarán a modo de “errores” la inclusión en este catálogo de tres símbolos ubicados en espacios públicos de Castellón que tampoco existen. En concreto, la Conselleria pide retirar el “escudo franquista en la entrada del Hospital de la Magdalena, la placa en la fachada del IES Joan Baptista Porcar y la placa de la Delegación Nacional de Sindicatos con elementos de exaltación (yugo y flechas), en el grupo de viviendas Francisco Franco”, todos ellos elementos que fueron retirados años atrás.