| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, abraza al presidente del PP andaluz y presidente electo de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, abraza al presidente del PP andaluz y presidente electo de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Fin de ciclo

Los españoles estamos hartos de promesas y liderazgos políticos vacíos, hartos de que no se nos hable claro, hartos de la falsa patulea ideológica.

Si algo han enseñado las elecciones de Andalucía o Madrid es que estamos ante un fin de ciclo. Cada vez más, los españoles estamos hartos del sanchismo y de sus socios de Gobierno, claramente el viento sopla favorable para la derecha y el centro liberal español, huele a cambio político.

Hasta aquí creo que casi todos podemos coincidir con este diagnóstico, pero esta lectura es demasiado simple, hay una verdad invisible que no podemos dejar pasar por alto y que debe ser analizada y reflexionada por los lideres de la Derecha y del Centro Liberal español.

El cambio político no obedece a una casualidad, hoy los españoles estamos hartos de promesas y liderazgos políticos vacíos, hartos de que no se nos hable claro, hartos de la falsa patulea ideológica que impone la izquierda, de esa dictadura de lo políticamente correcto que establece lo que esta bien y lo que esta mal y que se resume en un sólo axioma, la izquierda siempre tiene la razón moral y la derecha no, solo la izquierda está legitimada para gobernarnos y a la derecha hay que perseguirla, demonizarla e ilegalizarla como se pretende hacer con Vox

Líderes como Ayuso y Juanma Moreno han presentado la batalla ideológica a esa izquierda de moralina y falsas palabras, sus políticas se traducen no solo en una gestión más eficaz de los recursos públicos, sino también y más importante, en hablar con claridad y basarlas sin complejos en la defensa de España como Nación, en la defensa de la Libertad y de la igualdad de los españoles ante la Ley.

Ayuso y Juanma Moreno han presentado la batalla ideológica a esa izquierda de moralina y falsas palabras

Hay que decir, como con valentía hizo Ayuso, que, si hay que sumar con Vox para echar a la izquierda se hace, que no es peor Vox que los comunistas, que no hay que ser timoratos ni acomplejados, que no puede ser nunca peor pactar con un partido constitucionalista como es Vox que hacerlo con los hijos políticos de los asesinos de ETA o con los primos ideológicos del genocida Maduro, como ha hecho Sánchez.

Basta darse una vuelta por Madrid o Málaga para respirar esa Libertad en sus calles y contrastarla con la tristeza de las calles de la Valencia de Ribó.

Hoy Carlos Mazón, tiene la responsabilidad de devolver esa Libertad a las calles de los pueblos y ciudades de nuestra Comunidad, nos va la vida en ello.

Pero si el Partido Popular no alcanzara la mayoría parlamentaria necesaria, porque no decirlo, debe y puede contar, sin ningún complejo, con un Partido constitucionalista como es Vox, es lo legítimo para desalojar del poder al Gobierno del Botánico y a la izquierda pancatalanista que reniega de nuestra identidad Valenciana.

El Partido Popular ya no necesita a Ciudadanos, es tarde ya para listas conjuntas, desgraciadamente Ciudadanos aporta menos que cero a la regeneración de la vida pública española

Hoy se va a presentar la batalla ideológica a esa izquierda que miró a otro lado cuando el marido de Mónica Oltra depredó sexualmente a una niña, esa izquierda de la falsa ideología de género que se olvidó de proteger a una víctima a la que llevaron esposada a declarar a un Juzgado y que no ha dudado en apoyar a una Vicepresidenta que tenía la obligación de ampararla y que está siendo investigada por su actitud encubridora, la izquierda de que si tocan a una tocan a todos.

Por último, quiero hacer una dolorosa reflexión, el Partido Popular ya no necesita a Ciudadanos, es tarde ya para listas conjuntas, desgraciadamente Ciudadanos aporta menos que cero a la regeneración de la vida pública española, las banderas que defendíamos de la Libertad, la defensa de España y la Constitución frente al odio nacionalista fueron abandonadas por el partido de Inés Arrimadas y ahora sólo las defienden el PP y Vox.

Resta únicamente actuar con generosidad y prestar un último servicio a la Sociedad, no presentarse a más elecciones, no robar un solo voto al centro derecha, volver a nuestras profesiones como he hecho yo, o integrarse individualmente en otro partido y asumir su disciplina y siglas, porque a título individual, cualquier aspiración es legítima, pero como Partido que ya no sirve a la sociedad sólo queda un camino, la disolución, esto y no otra cosa es lo que han marcado las urnas.

(*) Abogado y diputado en Corts Valencianes