| 30 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los Reyes Eméritos, en un acto institucional.
Los Reyes Eméritos, en un acto institucional.

Eyre destapa por fin el secreto de la Reina Sofía: así se vengó de Juan Carlos

La cronista ha desvelado en su último blog las claves de cuatro décadas de infidelidades de su marido. Esto hizo con cada una de sus amantes...

| ESdiario Chismógrafo

La veterana periodista Pilar Eyre ha aprovechado su último blog en la revista Lecturas para arrojar luz a uno de los grandes misterios que han rodeado siempre a La Zarzuela: la actitud de la Reina Sofía ante las sucesivas deslealtades de su marido durante décadas.

"Si pregunto qué siente la reina por el rey, me contestan: “La indiferencia más absoluta. Esa sonrisa que exhibe en las fotos junto a él se apaga cuando se quedan solos y se va cada uno por su lado", explica Eyre.

"Sin embargo, su orgullo sufre con la exhibición pública de sus aventuras. Su relación con Corinna la hirió profundamente. Tanto, que, según se dice, maniobró para que el hijo de Corinna no fuera admitido en un buen colegio en Inglaterra y que las familias aristócratas inglesas le hicieran el vacío", revela.

Así que, según cuenta Pilar Eyre, tras las supuestas maniobras de la Emérita, "Alexander, que no es hijo del rey –ya que nació dos años antes de conocerlo– sino del príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein, tuvo que ir al final a un prestigioso internado suizo".

"Pequeñas venganzas, sutiles alfilerazos que, desde su posición, ha podido propinar a las amantes de su marido. Primero debía identificarlas, claro está. Cuando Sabino (Fernández Campo, exjefe de la Casa Real) estaba en la Casa, era su paño de lágrimas y confidente. “La reina no sabía si eran varias amantes o solo una, pero muy paseada”. Preguntaba: “¿Es Bárbara?”. Y sabía leer en la expresión del jefe de la Casa como en un libro abierto. “¡Siempre acertaba!”. ¿Es la legendaria perspicacia de los celosos, que casi siempre dan en el clavo? Y Sofía aplicaba el correctivo correspondiente.", revela Eyre.