| 01 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Rocío Carrasco no daba crédito a lo que escuchaba al ver la entrevista a Ortega Cano.
Rocío Carrasco no daba crédito a lo que escuchaba al ver la entrevista a Ortega Cano.

La cara de Rocío Carrasco al escuchar a Ortega Cano hablar de su semen: un poema

Todo el mundo tenía claro que Ana Rosa Quintana daría muchos titulares con la entrevista al torero, por eso le pusieron a su "hijastra" una cámara delante mientras él hablaba. Y no fallaron.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Cuando tras confirmarse el retorno de Ana Rosa Quintana al programa que llevaba su nombre se anunció que lo haría entrevistando a José Ortega Cano todo el mundo se frotó las manos. El torero ya adelantó que hablaría sin tapujos de todos sus conflictos mediáticos, el que tiene con Rocío Carrasco y el que tiene con su todavía mujer, Ana María Aldón.

Sin embargo, ni los más fantasiosos podrían haber imaginado que aquello iba a terminar como terminó.

 

Puesto que Ortega Cano arremetió duramente contra Carrasco tal como se esperaba, la propia Rocío se encontraba a 14 metros, en las instalaciones de Mediaset, en una sala aledaña al plató de Ana Rosa viendo, atónita, las declaraciones y los ataques del viudo de su madre.

Rocío Carrasco, atónita viendo la entrevista de Ana Rosa a Ortega Cano

Los comentarios de Carrasco a las palabras de Ortega no dejaban lugar a dudas de que la guerra no ha hecho más que empezar. Si él decía que "Rocío Jurado está sufriendo" con las palabras de su hija, ella contestaba "yo te voy a decir por lo que sufría. Tú eres capaz de tantas cosas...".

Si el torero hacía un alegato sobre el amor ("cuando dos personas se quieren y se aman de verdad, rompen todo lo que es negativo"", la hija de la cantante clamaba "¡Mentira!".

Claro que si hubo un momentazo que triunfó en redes ese fue cuando Ortega Cano se marcó mirando a cámara su particular declaración de amor para reconquistar a Ana María Aldón: "Todavía mi semen es de fuerza ¡Vamos a por la niña!". Absolutamente impactada y con los ojos como platos, sin dar crédito, la cara de Rocío Carrasco al escucharlo era todo un poema: "¡No me lo puedo creer!".