| 20 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kiko Matamoros lleva muy mal las picaduras de mosquitos.
Kiko Matamoros lleva muy mal las picaduras de mosquitos.

Un "hiperdesmoralizado" Matamoros vuelve a disparar la preocupación de los suyos

Ni el ex de Miguel Bosé, ni el "primo del Rey Felipe" daban crédito al último y desagradable imprevisto de "Supervivientes" pero lo del colaborador de Sálvame superaba todos los pronósticos.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Es uno de los concursantes estrella de esta edición de Supervivientes. De los que más tramas y titulares genera junto con su compañera de Sálvame Anabel Pantoja (se nota que ambos tienen tablas) pero lo de Kiko Matamoros en Honduras está siendo una montaña rusa de siete picos.

Cuando parecía que empezaba a amoldarse y superaba unos inicios físicos y mentales de lo más complicados, una vez más ha vuelto a asustar y preocupar a los suyos.

Y es que los concursantes se están amoldando a su nueva localización. Cada día se sorprenden y descubren novedades en Playa Uva. Pero, la última no ha sido precisamente buena: los concursantes vuelven a sufrir numerosas picaduras.

Nacho Palau, Ignacio de Borbón y Alejandro Nieto "asustados" con la cantidad de mosquitos

El ex de Miguel Bosé, Nacho Palau, y Alejandro Nieto, habitantes del Paraíso junto al primo lejano del Rey Felipe, Ignacio de Borbón, tuvieron el privilegio de dormir protegidos por una mosquitera y, aún así, confesaron no haber pegado ojo: "Tenía un montón de mosquitos", decía Alejandro. "Mogollón", añadía Nacho mientras se rascaba el brazo.

Claro que ellos lo sufrieron, pero quienes durmieron a la intemperie aún más. Especialmente Kiko Matamoros, que volvió a amanecer con las manos completamente hinchadas: "¡Qué horror!", decía al despertar. "Otra vez las manos inflamadas, me cuesta cerrarlas, me pica todo". Momentos después el superviviente se venía abajo psicológicamente: "Hiperdesmoralizado, tío", admitía.

Las picaduras de mosquito son "su mayor enemigo" y así se lo hizo saber al equipo: "Es con lo que peor lo paso, no duermo, me paso la noche rascándome, se me inflama muchísimo el cuerpo. Es horroroso, un calvario".