| 09 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Kiko Rivera sigue sin recibir a su madre y a su hermana.
Kiko Rivera sigue sin recibir a su madre y a su hermana.

Kiko Rivera ve la luz y toma medidas drásticas que Ana Rosa Quintana no se traga

El dj sigue recuperándose en casa del ictus que sufrió hace unos días y hay a quien por experiencia propia le surgen dudas y preguntas que, de momento, no parecen tener una respuesta precisa

| Redacción Chismógrafo

Este lunes y después de 4 días en el hospital tras haber sufrido un ictus, Kiko Rivera recibía el alta hospitalaria y, cabizbajo y ocultándose bajo una gorra, una capucha y una mascarilla sanitaria, ponía rumbo a su casa sin hacer declaraciones acerca del mayor susto de su vida.

Tan solo con la compañía de Irene Rosales (que no se separa de su marido en ningún momento) y sus mejores amigos, el Dj ha pasado las primeras horas en su domicilio tranquilo, descansando y con una decisión firme, comenzar una nueva vida, como él mismo ha compartido en sus redes sociales: "Toca pensar en mí" publicaba poco después de su llegada a casa.

Kiko Rivera relata todo sobre su enfermedad en redes sociales

Según adelantó el programa Fiesta, Kiko arrastraría alguna secuela tras el ictus, como una parálisis facial parcial en la parte izquierda de la casa y problemas de movilidad, por los que necesitaría ayuda para realizar cosas tan cotidianas como andar, comer o asearse.

El hijo de Isabel Pantoja tiene claro que ahora toca cuidarse para volver a estar al 100% cuanto antes, y la primera de sus decisiones tiene que ver con desterrar de su vida tanto el azúcar como el tabaco, dos hábitos nocivos que en estos delicados momentos podrían ser perjudiciales para su estado de salud y para su recuperación.

Así, además de apostar por productos bajos en grasas para su alimentación (ha desayunado un vaso de leche y unos bizcochos sin azúcar, como ha contado en Instagram) también ha dejado de fumar, un vicio relacionado en muchas ocasiones con los accidentes cerebrovasculares: "Esta vez sí, por cojones. Un fumador menos en el mundo, aunque con ayuda de este aparatito con su líquido sin nicotina y con mi parche que me llega hoy" explicó, compartiendo una imagen de la ayuda con la que contará para olvidarse del tabaco para siempre.

La que no termina de entender la actitud de Kiko es Ana Rosa Quintana. El programa que lleva su nombre en Telecinco analizó este lunes los últimos pasos del dj en sus redes sociales.

El hijo de Isabel Pantoja no se ha despegado de su móvil desde que tuvo que ser ingresado y se ha mantenido muy activo. Desde su cuenta personal ha mandado mensajes y ha ido actualizando día a día cómo se encuentra.

Algo que no cuadra a Quintana: "Cuando tu no estás bien o te acaban de operar no tienes ganas ni de móvil ni de fotos ni de nada". Así de tajante se mostraba la presentadora del programa ante las continuas publicaciones de Kiko: "Esta obsesión por radiar todo, hasta en un hospital, francamente no la entiendo".

Asimismo Ana Rosa criticaba al que "va de visita con su móvil haciéndose fotos, es una falta de todo. Con todo mi respeto, me parece frívolo". 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)

Poco después el propio Kiko volvía a subir un nuevo post a sus redes dejando claro que ni su madre ni "mucho menos" su hermana van a ir a visitarle y hacía un llamamiento a la prensa para que abandonara las puertas de su casa y le dejaran recuperarse. 

Puesto que empezaba a parecer al contrario de lo que opina la presentadora, para Rivera son más importantes sus followers que algunos de sus familiares, puede que las palabras de Ana Rosa, entre otros, hicieran mella en él porque poco después cambiaba radicalmente de estrategia y dejaba las redes al menos durante las "dos próximas semanas". ¿Tuvo algo que ver lo que dijo Quintana con la decisión de Kiko? Sólo él lo sabrá.