23 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rocio Carrasco saldó cuentas con periodistas como María Patiño o Gustavo González.
Rocio Carrasco saldó cuentas con periodistas como María Patiño o Gustavo González.

Rocío Carrasco fulmina a Gustavo González y María Patiño e incendia Telecinco

Durante las semanas de emisión que lleva su serie en Telecinco, la hija de Rocío Jurado ha saldado cuentas no solo con su exmarido, su hija y la familia de su madre, también con periodistas.

| C. A. Chismógrafo

 

 

A lo largo de la emisión de Rocío, contar la verdad para seguir viva los espectadores de Telecinco han podido ir viendo como Rocío Carrasco ajustaba cuentas no solo con su exmarido, Antonio David Flores, al que acusa abiertamente de maltrato y violencia de género, sino incluso con su hija,  otros miembros de su familia, como los Mohedano, y también con algunos periodistas.

Este miércoles, por ejemplo, dos de los señalados fueron María Patiño y Gustavo González, a los que desarmó en directo ante millones de espectadores desmontando las tesis que han defendido durante años.

Y es que la hija de Rocío Jurado narró cómo un equipo de psicólogos y orientadores atendió a Rocío Flores durante los seis meses de libertad vigilada a los que fue condenada por la agresión a su madre en julio de 2012. Ellos relatan que se abordó la posibilidad de trabajar con ella y con su madre en un programa de "mediación" pero ni ella ni su padre quisieron. Sin embargo, siempre se ha contado que fue Carrasco quien se negó y, este miércoles, ella desmotró que no fue así.

"Les parecía una aberración tal posibilidad porque sería asumir cualquier tipo de responsabilidad respecto del hecho denunciado", aseguran en el informe con respecto a Antonio David y Rocío Flores.

Rocío Carrasco acusó a María Patiño de tener "la boca seca"

Aquí fue donde Rocío Carrasco aprovechó para lanzar un buen rejonazo a la prensa en general y a María Patiño "y compañía" en particular: "Tiene la boca seca de decir que la madre se niega a hacer una mediación con la niña".

La serie recuperó un momento en el que Patiño apuntaba que estaba "documentado" que "una de las partes decidió no acudir" aunque habría alguna explicación y era Kiko Matamoros quien decía a qué parte se refería: "la madre".

Sin embargo, Carrasco mostró papeles en mano que no fue así y que fue la otra parte la que se negó. No fue la única negativa que recibió ya que le equipo recomendó al padre que su hija acudiera a algún tipo de terapia y él respondió que no se lo podía permitir porque costaba 300 euros.

Una vez más, Rocío le acusó de mentir y demostró haber pagado la póliza del seguro médico privado de sus hijos desde que nacieron, una póliza que incluía la evaluación y el tratamiento psicológico.

Rocío Carrasco cree que Gustavo González fue "cómplice" de Antonio David Flores

Pero no solo Patiño salió escaldada del último capítulo de la serie. También Gustavo González recibió duros reveses.

Todo porque tras ser agredida por Rocío Flores, Carrasco recibió la llamada de la Guardia Civil. "Yo quería irme corriendo del hospital porque me daba miedo que todo aquello transcendiera y que hubiera prensa. Me dicen que no me puedo ir porque tengo un traumatismo craneocefálico. Estuve en observación cinco horas. Las imprescindibles. Quería irme a mi casa. Me llamaron de la Guardia Civil, lo cogió Fidel (Albiac) y le pidieron que fuéramos al cuartel. Sabíamos que significaba esa llamada. Sustituía a que viniera la guardia civil y me esposara", relató.

"Al llegar al cuartel vimos un coche con una persona dentro. Le dijimos al guardia de la puerta que si habían identificado ese coche. Nos dijeron que no, pero que iban a hacerlo. Ese coche resultó ser si no era de él, de una persona que trabajaría con él en ese momento, de la agencia de Gustavo González. Que yo tuviera que ir al cuartel en esa fecha solo lo sabía la jueza y la otra parte", contó.

Por eso cree que el paparazzi miente sobre cómo se enteró de las cosas: "Se están mezclando dos cosas, la información que tiene Gustavo, y lo que saben por un guardia. Está diciendo que es el Guardia Civil el que les informa a sus fotógrafos que el día anterior han estado la niña y el padre. Lo primero que tiene que hacer Gustavo es ser honesto y decir quién le dijo que fuera al cuartel de la Guardia Civil y decir qué esperaba fotografiar ese día. Ser honesto con la gente y con él mismo porque él esperaba verme salir del furgón de la guardia civil esposada, pero eso no sucedió".

Por si fuera poco, concluyó que el colaborador de Sálvame solo ha sido un títere en manos Antonio David Flores: "Cuando llego al juzgado, está Gustavo González haciéndome fotos a la entrada y a la salida. Por eso él sale ahora mucho después diciendo que él ya sabía todo eso y que fue conocedor de primera mano. Él estaba por quien estaba. Fue cómplice de alguna manera de toda esa situación. Fue cómplice y estoy segura de que lo fue sin saber, la verdad. Fue una marioneta más en toda esta tragedia".

Con el paso de los días y las entregas de la serie lo cierto es que el interés de la audiencia no solo no remite sino todo lo contrario y tiene en llamas los números de Telecinco. Así, este miércoles volvió a arrasar en la parrilla liderando el prime time con cifras de 16.4% de cuota de pantalla y 2.911.000 espectadores y 25.9% y 2.176.000, en sus dos entregas. Mientras tanto, la hasta hace poco imbatible telenovela turca de Antena 3 Mujer tuvo que conformarse con la medalla de plata y datos de 15.9% y 2.064.000.