| 26 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mariló Montero
Mariló Montero

Gustavo González aclara cómo se hicieron las fotos de Mariló Montero desnuda

Reabierta de nuevo la causa penal contra él y contra Diego Arrabal por unas fotos íntimas de la periodista, el paparazzi y colaborador explica las circunstancias en que se hizo el reportaje.

| Redacción Chismógrafo

La Audiencia Provincial de Barcelona ha reabierto la causa penal contra los periodistas Diego Arrabal y Gustavo González por fotografiar en 'topless' a Mariló Montero durante unas vacaciones. Concretamente, fue en Bora Bora en la Semana Santa del año 2015. La presentadora había viajado hasta esta pequeña isla del Pacífico Sur al noroeste de Tahití en la Polinesia Francesa junto a una amiga. Las instantáneas nunca vieron la luz pero sí circularon por numerosas redacciones de medios impresos de nuestro país. La querella había sido archivada pero el recurso de la presentadora ha prosperado y será un juez el que decida si existe intromisión al honor, a la imagen y a la intimidad. González cree que actuó de manera profesional y ajustada a la ley y defiende su trabajo.

Así lo explica en una entrevista en La Razón, asegurando que está muy tranquilo, que confía en la Justicia y que se han circulado "imprecisiones y mentiras" en relación al asunto en los últimos días. Las posibles condenas podrían derivar en indemnizaciones y privación de libertad para él y para Arrabal. Si bien la fiscalía había pronunciado que no estimaba delito y aconsejaba el archivo de la causa. Detalles estos que González valora especialmente.

 

 

"Ni Diego Arrabal ni yo participamos en el reportaje objeto de las acciones judiciales. Tampoco se puede prejuzgar, me refiero a lo publicado al respecto y dar por hecho que las fotografías están tomadas en una propiedad privada. Bora Bora se rige por la jurisdicción francesa y espero que quede claro que se trata de un lugar público", explica el colaborador en el periódico de Marhuenda.

La comercialización de las fotos, insiste, no se llegó a dar: "Solo hay un director de revista que pidió que se le enviasen las fotos a su correo personal. Jamás hubo negociación".

 

Y en cuanto a cómo cree que se siente Mariló Montero, González le muestra todo su respeto: "No tengo nada negativo que decir sobre ella. Esto no cambia lo que opino de ella. Siempre me ha parecido buena persona, simpática, divertida y buena profesional".

Sí da detalles de cómo era, inicialmente, aquel reportaje que nunca llegó a ver la luz: "El texto que acompañaba aquel reportaje nunca publicado ni comercializado, lo escribí yo. No hay un solo titular que pudiese incomodar. Al contrario, se resaltaba lo bella que estaba y se comentaba lo bien que había pasado durante sus días de asueto. Nada más".