| 29 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Jorge Javier Vázquez
Jorge Javier Vázquez

El tórrido sueño de Jorge Javier Vázquez para cuando acabe la pandemia

El presentador estrella de Telecinco confiesa estar harto del Covid y sus miserias y no ve el momento de que acabe todo con la llegada de un "estallido" de lo más singular.

| ESchismógrafo Chismógrafo

 

No es el único que está hastiado de la pandemia y de todo lo que conlleva. Pero sí es de lo más original su forma de imaginar como será el día después de esta pesadilla. Así lo ha desvelado Jorge Javier Vázquez en su blog de la revista Lecturas, soñando la pronta llegada de un "estallido" de lo más especial.

El presentador de 'Sálvame' comienza por lamentar la decepción, rayana en la depresión, que le produce la desunión política y los gestos de incivismo e insolidaridad. "El último ejemplo de cutrez es el de saltarse la vez para vacunarse",  destaca Jorge Javier.

 

Confiesa el presentador catalán que trata de dar "manotazos" a la nostalgia y aferrarse al presente. Pero a veces sucumbe y empiezan a acosarle los recuerdos de las cosas que echa de menos.  "Ir a un concierto abarrotado de gente, a una discoteca repleta en la que no paren de pisarte o echarte copas encima por accidente. Llegar a un aeropuerto y ver a personas felices arrastrando sus maletas porque se van de vacaciones. Echo de menos no hablar del virus".

Y pensando en el porvenir 'postpandemia', el conductor de 'Sálvame' confía en que se cumpla una de las previsiones que más ilusión le hace. "Dicen que cuando todo esto acabe –bendita frase– se producirá una explosión de alegría equiparable a la de los locos años veinte. Que habrá un estallido sexual muy potente y que la religión perderá valor frente al hedonismo desenfrenado".

"Pues, por favor, que sea cuando antes porque no quisiera yo perdérmelo", sentencia el presentador catalán a la vez que invita a tener paciencia, entretanto, con los políticos.