| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Atrás quedaron las exhibiciones amorosas en redes de Ana Soria y Enrique Ponce.
Atrás quedaron las exhibiciones amorosas en redes de Ana Soria y Enrique Ponce.

Las claves de la crisis ¿definitiva? en la relación de Ana Soria y Enrique Ponce

La pareja más sonada de 2021 ha comenzado el nuevo año de la peor manera posible y a pesar de que el secretismo les sigue rodeando las filtraciones de su entorno no son nada halagüeñas.

| M. F. Chismógrafo

Protagonizaron una de las relaciones bomba de 2021 y recién comenzado 2022 parece que las noticias que llegan de los mentideros rosas no son nada halagüeñas para Ana Soria y Enrique Ponce.

Los rumores sobre una crisis en la pareja son cada vez más insistentes si bien el secretismo sigue rodeando a una pareja que parecía idílica y que, según recoge La Razón, podría atravesar ahora una situación difícil de solucionar. ¿Se acabó el amor entre la joven y el torero?

Y es que una fuente de su entorno asegura que "la crisis existe, Enrique no acaba de adaptarse a la vida, aburrida, en Almería, y Ana espera un sí por respuesta a su intención de casarse con Ponce, un sí que brilla por su ausencia. Además, el regreso a los ruedos no le gusta nada a su novia. Ella esperaba que su retirada fuera definitiva, y no es así. Enrique prepara gira en América y Ana, casi con toda seguridad, no podrá acompañarle porque tiene que volver a sus estudios de Derecho".

La complicada relación entre Ana Soria y las hijas de Enrique Ponce

Por si fuera poco, muy lejos quedan las exhibiciones mediáticas de amor entre los tortolitos (Instagram, TikTok, etc.) y se dice que fueron las dos hijas de Ponce las que pidieron a su padre que dejara de presumir de novia en redes sociales. Más aún, el torero no habría logrado la sintonía entre las niñas y su pareja.

No ayuda nada que Socialité dejara caer recientemente que añora su vida familiar y las largas jornadas de juegos con sus hijas en la finca La Cetrina puesto que el torero es más de campo que de ciudad y que ahora Almería, donde vive con Soria, se le queda pequeña.