| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Shakira está pasando unos días de vacaciones en Cantabria con sus hijos.
Shakira está pasando unos días de vacaciones en Cantabria con sus hijos.

La exclusiva de Shakira compensa a Sonsoles Ónega en su día más accidentado

La veterana presentadora de Telecinco está acostumbrada a salir airosa de los imprevistos con gracia y salero pero hay días que hasta ella misma necesita abrazarse corriendo a un árbol.

| Candela Alba Chismógrafo

Hace unos días trascendió que Shakira había puesto rumbo a Cantabria para pasar unos días de vacaciones con sus hijos Milan y Sasha en la playa de Oyambre practicando surf. 

Dicho y hecho, este miércoles el Ya es Mediodía de Sonsoles Ónega emitió en exclusiva la mañana de surf de la cantante colombiana con los hijos que tiene en común con Piqué.

Un año más, Shakira quiso disfrutar de la magia de las olas del Mar Cantábrico, se puso su neopreno rojo y surcó las olas olvidándose de las complicadas semanas que está viviendo tras su separación del futbolista blaugrana.

Estefanía Ruiz vivió una auténtica odisea para localizar a la cantante en Cantabria debido al mal tiempo que hace en el norte del país, pero finalmente localizó la casa y a Shakira disfrutando del mar.

La familia tiene monitores privados que se alojan con ellos en el mismo domicilio, a escasos metros de la playa y bajan a pie por un camino entre la naturaleza. La gente de San Vicente de la Barquera que ha podido verla contó al programa que la cantante parece contenta y la vieron "muy bien estaba, riendo y bailando".

 

El programa de Sonsoles Ónega se dispara con las imágenes de Shakira en Cantabria

Imágenes exclusivas que sirvieron al Ya es Mediodía de Sonsoles Ónega un buen dato ya que este miércoles el programa de Telecinco registró un 15% de cuota de pantalla y 1.140.000 espectadores, sus mejores cifras desde el pasado 1 de junio.

Sin duda la mejor forma de compensar una jornada complicada para la veterana presentadora a nivel técnico. 

Aunque Ónega está acostumbrada al "todo es muy difícil" y a esquivar los problemas del directo en esta ocasión, en menos de dos minutos, tuvo que reaccionar a dos cortes de conexión en dos directos diferentes y sintió un deseo irrefrenable de tocar madera "me voy a abrazar a un árbol según salga de aquí", señaló entre bromas y veras.