| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Jaime Ostos (derecha), la Infanta Elena y Santiago Abascal
Jaime Ostos (derecha), la Infanta Elena y Santiago Abascal

La última fiesta de Jaime Ostos

ESdiario ha tenido acceso al último acto público del torero en España antes de su fallecimiento

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

BLOG_EL_BALCON_DEL_CORAZON

Un infarto se ha llevado para siempre al torero Jaime Ostos. Hasta el final ha sido batallador, guerrillero y directo. Jaime Ostos decidió no callarse lo que pensaba en cada momento. Incluso siendo políticamente incorrecto en sus afirmaciones. O no. Depende de por dónde se vea el embudo. Tiene dos aberturas. 

ESdiario estuvo con Jaime Ostos en su última fiesta. Fue el pasado 22 de noviembre de 2021  en el Restaurante Commodore en la conocida Plaza madrileña República Argentina. O popularmente llamada Plaza de los Delfines. Aquella noche tuvo lugar la Primera Edición de los Premios De la Peña Taurina Las Meninas que preside su mujer la médico Mariángeles Grajal. 

WhatsApp_Image_2022-01-08_at_18.07.10

Jaime Ostos (derecha), la Infanta Elena, Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros

Jaime Ostos entrega un premio a Morante de la Puebla. Al entregar el reconocimiento al compañero De La Puebla mantiene un discurso directo a favor de su mundo y de su España. Incluso Jaime Ostos se emociona cuando suena el Himno de España en presencia de la hija mayor de Don Juan Carlos. Ostos es partidario de que el Rey Emérito vuelva a su pueblo: "No puede quedar como Alfonso XIII". Duro y tajante. Como ha sido siempre. En la mesa, comparte mantel se encuentra la Infanta Elena, Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros. Enfrente Jose Marí Manzanares. 

Aquella noche, los asistentes se percatan que Jaime Ostos quiere vivir. Su cuerpo se encuentra mermado por los años. Son 90 años. Sus ganas son las de un chaval. Aquella noche termina bailando como un quinceañero al son de los más jóvenes. A estos últimos los retiró antes de que se fuese a casa el matador de toros que hoy ha dejado un hueco. Un vacío en la tauromáquia, en la prensa del corazón y en el mundo de la polémica. No se calló porque fue libre. A veces acertado o no. En esto consiste también la Libertad. D.E.P