| 05 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Bigote Arrocet, junto al dictador Pinochet
Bigote Arrocet, junto al dictador Pinochet

La amistosa relación con Pinochet que Bigote quiere borrar para siempre

Al cumplirse quince años de la muerte del dictador chileno, resurge la historia de los lazos que le relacionan con el ex de María Teresa, siempre molesto cuando se le recuerda ese pasado.

| ESdiario Chismógrafo

Augusto Pinochet Ugarte, el hombre que condujo con mano de hierro el destino Chile entre 1973 y 1990 falleció hace quince años, un 10 de diciembre de 2006. Con motivo de esa efeméride, han vuelto a aflorar muchos episodios de su vida, desde los más cruentos hasta los más anecdóticos.

Y entre estos últimos se puede contar con la curiosa relación que mantuvo con un personaje tan popular como el cómico y cantante Edmundo ‘Bigote’ Arrocet. Una historia que tuvo mucho vuelo hace algunos años, que ha tenido largo recorrido en las redes y que el ex de María Teresa Campos desea ver enterrada.

La historia en cuestión, de sobra conocida por el pueblo chileno, se remonta a 1974. Cinco meses después de que el presidente chileno, Salvador Allende, muriese defendiendo el Palacio de la Moneda ante las tropas del general Pinochet, el cómico actuó frente a él y su esposa. Era en el primer Festival de Viña del Mar después del golpe de Estado, un certamen musical fundado en 1960 y con enorme prestigio en América Latina y España. La Junta Militar, consciente de su descrédito ante la opinión pública internacional, trató de utilizarlo como vehículo de propaganda, con el general y la ‘primera dama’ Lucía Hiriart en lugar de honor.

Salió Bigote Arrocet al escenario y llevó a cabo varias imitaciones de diferentes artistas españoles y latinoamericanos, su especialidad por entonces. El momento cumbre, el final de su actuación, fue la interpretación de ‘Libre’ de Nino Bravo, que concluyó arrodillado ante Pinochet y con el público enfervorecido y agitando velas.

 

Con la mirada de hoy día puede que la actuación de Bigote Arrocet no parezca especialmente militante. Pero hay que situarse en el contexto de aquel tiempo: apenas unos meses antes la gente de Pinochet había asesinado a Víctor Jara, todo un icono de la música latinoamericana, y el mundo entero (y en especial el mundo de la cultura y el arte) repudiaba lo que estaba sucediendo en Chile.

Y Arrocet, ajeno a todo ello, se prestó a interpretar justamente 'Libre' como si en aquellos días y en aquel Chile se pudiera disfrutar de esa libertad, algo que aún le reprochan muchos compatriotas.

A este lance hay que añadir que el propio Bigote Arrocet ha relatado que tuvo varios encuentros cordiales con el dictador y que, incluso, ha contado que le aconsejó amistosamente que se quitase las siniestras gafas de sol oscuras porque "le hacían parecer un gangster". Incluso hay testimonios gráficos de algunas de aquellas reuniones con el cómico y el general de lo más sonrientes y relajados.

 

 

 

 

También en las entrevistas concedidas muchos años después, ya en democracia, el ex de María Teresa ha ironizado sobre cómo Chile es el país de los desaparecidos porque "en Chile han desaparecido todos los pinochetistas". Una broma que, teniendo en cuenta a los miles de represaliados políticos que fueron asesinados por la dictadura, no parece demasiado afortunada.

¿Por Nino Bravo?

Pero Bigote Arrocet tiene su propia versión de los hechos. Argumenta que cantó en Viña del Mar 'Libre' porque era amigo de Nino Bravo y quiso homenajearle a un año de su muerte.  Además, ha proclamado que 'Libre' es una canción que habla de la libertad y, por tanto, sugiere que había un cierto aire de protesta en su actuación.

El debate, sin embargo, continúa abierto en las redes y no es especialmente favorable al humorista chileno, que visiblemente incómodo no quiere volver a hablar de ese tenebroso pasado.