| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Las mentiras de Aramis le han dado mucho juego
Las mentiras de Aramis le han dado mucho juego

El sorprendente negocio sexual de Aramis Fuster, a la venta por 200 euros

La eterna bruja acudía a televisión para hablar de su último intento de suicidio. Después de superar el plantón de los colaboradores, Aramis ha terminado hablando de sus juegos sexuales.

| ESdiario Chismógrafo

El último intento de suicido de Aramis Fuster ha ocupado bastantes horas de televisión durante estos días. Un episodio en su vida que ha servido, entre acusaciones de montajista, para que la bruja que se hizo famosa de la mano de Telecinco volviese a cobrar por acudir a un plató de televisión.

Aramis Fuster se ha sometido al Polideluxe, del que todavía quedan preguntas por hacer, para comprobar si la historia de su último intento de suicidio y su vida en la indigencia eran ciertas o no. Algo que no se creen muchos de los que la escuchan.

De hecho, algunos colaboradores del Deluxe, con el apoyo de María Patiño, decidían abandonar el plató para no seguir bailándole el agua a Fuster. Entre ellos, Belén Esteban, Mila Ximénez o Kiko Hernández.

El resto decidía quedarse para desmontar una historia que creen más que falsa. De hecho, Gema o Kiko Matamoros no dudaron en reírse de Aramis durante la entrevista y tomarse a broma las distintas justificaciones que Fuster enarbolaba como verdades.

Aramis, que acaba de ser acusada por una antigua jefa, Anna Solano, de anunciarse en un catálogo de maduritas y de cobrar 2.000 euros por un servicio de diez horas, ha sabido aprovechar el momento y ha querido promocionar su negocio sexual.

Fuster, que se considera una diosa del sexo, ha afirmado que sus fotos con el pecho al aire se venden por 200 euros y las de cuerpo entero por 400. Pero los que deseen ver un video de Aramis reinterpretando el Burlesque, deben pagar hasta 1.500 euros. Un negocio que, sin embargo, no le da lo suficiente para salir de la indigencia.