17 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
José Ortega Cano.

870.000 dólares: el verdadero motivo del mal rollo entre Ortega Cano y Rociíto

Mucho se ha hablado del porqué de la mala relación entre la hija y el viudo de Rocío Jurado. Parece que al final no era por Fidel Albiac, sino por un clásico de siempre: el vil metal.

| Redacción Chismógrafo

La revista Diez Minutos lleva este miércoles a su portada el verdadero motivo del distanciamiento entre José Ortega Cano y Rocío Carrasco, que se ha hecho más evidente que nunca en los últimos tiempos. Según asegura la publicación la venta del apartamento que Rocío Jurado y el extorero poseían en Miami, en la que insistió la hija de La más grande, mientras su viudo prefería esperar 10 años para que se revalorizase, habría provocado la ruptura de una relación que, por lo menos de cara a la galería, era estrecha hasta ese momento.

 

Según la publicación, Ortega Cano no quería desprenderse tan rápido de esta casa, no solo por el valor económico sino también sentimental. De hecho, el matrimonio compartió muchos momentos allí desde que la cantante la comprara en marzo de 2005, un año antes de que le diagnosticaran el cáncer.

De hecho, esta propiedad se habría convertido en un refugio de paz y tranquilidad para la artista y su marido. Sentimiento que no era compartido por Rocío Carrasco, que desde el mismo momento de la muerte de su progenitora, se planteó venderla.

El extorero pidió a Rociíto que esperara un tiempo antes de ponerla en venta, pero ella hizo caso omiso y se deshizo de la casa en 2011 por 870.000 dólares, 5.000 menos de lo que le había costado su madre. Algo que habría enfadado mucho a Ortega Cano que no quería desprenderse de ella.

Así las cosas, los reporteros preguntaron este mismo miércoles, poco después de salir las revistas del corazón a los quioscos, al propio aludido pero el extorero guardó silencio.

Si tras la emisión del primer capítulo el exdiestro confesó que no lo había visto por recomendación médica y desmintió que existiesen problemas en su relación con Rocío Jurado (como dejó entrever Carrasco) Ortega Cano ha cambiado su estrategia y, a la espera de saber qué más cuenta la joven en su serie, en las últimas semanas guarda un tenso y triste silencio.

Sin poder ocultar que no está atravesando por un buen momento, un alicaído Ortega escuchó las preguntas de los periodistas pero dejó en el aire si su distanciamiento con Rociíto se debe a la venta del apartamento de Miami.

Cabizbajo, el extorero tampoco se pronunció sobre el paso adelante que estaría dispuesta a dar Rocío Flores tras la emisión de todos los capítulos de la serie de su madre, ni sobre el temor que supuestamente sentirían la chipionera y él por Antonio David