| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Carmen Borrego, traicionada una vez más.
Carmen Borrego, traicionada una vez más.

Carmen Borrego siente pena y asco de lo que dicen sus amigos de ella en WhatsApp

La batalla que emprendió Kiko Hernández contra el hombre de confianza de Las Campos puede volverse en contra del colaborador de Telecinco a juzgar por un chat muy desagradable.

| Redacción Chismógrafo

En su afán por destruir a Gustavo Guillermo, Kiko Hernández destapó a Carmen Borrego la existencia de burlas dirigidas a ella en el chat en el que él estaba junto a otros amigos de la colaboradora, entre ellos Belén Rodríguez y el propio chófer de María Teresa Campos.

Sin embargo, la tortilla se le ha podido dar un poco la vuelta al colaborador de Telecinco puesto que Borrego aseguró en Sálvame que el hombre de confianza de su madre le ha enseñado muchos de los mensajes que se han compartido en este chat sobre ella: "No me encuentro bien, no estoy bien porque cuando empiezas a darte cuenta de cómo se ha formado esto y eres consciente de que personas que forman parte de tu familia, tus amigos, tienen un chat en el que se dedican a reírse de mí y de mi físico. Me parece cruel, me parece asqueroso, me duele por las personas que han estado dentro, han desparecido para siempre de mi vida".

 

Belén Rodríguez, Kiko Hernández y una persona que no es pública son las personas a las que menciona la colaboradora que están en este chat, junto a Gustavo: "Todas estas personas no están en mi vida. Se ha hecho responsable a Gustavo. Me duele muchísimo de mi amiga Belén Rodríguez, pero esta vez ya no va a ser mi amiga más". Y deja claro que "la persona que me ha pedido disculpas y que me lo ha enseñado ha sido Gustavo".

“Si no hubiera visto el chat no estaría diciendo esto, me lo ha enseñado Gustavo para que sepa que cosas que se han contado no son así. Se ha acusado a Gustavo de subir fotos mías para reírse de mí y no ha sido así. De mi papada, por ejemplo, Kiko Hernández", explicó, al igual que lo que siente cuando lo lee: "Siento pena y asco, una mezcla de las dos cosas, pero no he llorado porque estoy harta de llorar, sencillamente no estoy bien al ver que tus amigos te utilizan".