| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Íñigo Onieva y Tamara Falcó, una relación siempre en el disparadero.
Íñigo Onieva y Tamara Falcó, una relación siempre en el disparadero.

Alejandra Rubio pone en la cuerda floja la boda de Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Ahora que parecía que todo iba sobre ruedas para la hija de Isabel Preysler y su novio empresario después de unos comienzos llenos de trompicones una nube negra amenaza el horizonte.

| M. F. Chismógrafo

Aunque Tamara Falcó e Íñigo Onieva siguen adelante con su relación contra viento y marea, en realidad su historia de amor siempre ha estado empañada por los rumores.

Ahora que la pareja ha dado comienzo a 2022 de lo más enamorada y con un montón de proyectos en el horizonte, otra nube negra ha venido a alimentar las especulaciones sobre el futuro que les espera juntos.

Y es que, entre otras cosas, a sus 40 primaveras Tamara ha dejado caer en varias ocasiones la posibilidad de boda a corto plazo con Íñigo, sin embargo, una revelación de Alejandra Rubio en Viva la Vida de Telecinco este domingo ha puesto en la cuerda floja tal extremo.

La relación de Tamara Falcó e Íñigo Onieva, de nuevo en el disparadero

Según la hija de Terelu Campos, "Íñigo se mueve mucho con amigos míos y yo creo que no se van a casar". Muy segura de sus palabras, Alejandra insistió en tener relación con parte del entorno del empresario y opinó que la relación no es tan estable como parece y menos para dar un paso tan importante como pasar por el altar. "Siempre están en la cuerda floja y yo creo que no van a dar el paso", sentenció la colaboradora de la cadena de Mediaset.

Ajena a todo esto, la marquesa de Griñón habla siempre que puede con naturalidad de su posible paso por el altar y de cómo sería ese gran día: "No creo que la hiciese gigantesca. Mi padre me dijo que en su primera boda al final de la noche seguía saludando a gente porque fueron 1.000 personas, ¡eso es una pesadilla! La verdad es que no lo sé... A una boda va la gente que más quieres y con los que te lo pasas fenomenal. Será una gran boda".