| 20 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La Infanta Cristina consigue noquear a los paparazzi y les da donde más duele

La hermana del Rey Felipe VI ha hecho polvo a los reporteros del corazón con una jugada maestra que a día de hoy todavía muy pocos consiguen explicarse. ¿Cómo lo hizo? ¿Contó con ayuda?

| ESchismógrafo Chismógrafo

Se daba por supuesto que desde su ingreso en prisión Iñaki Urdangarin no había recibido ni una sola visita porque los avezados periodistas y paparazzi apostados en los alrededores de la cárcel de Brieva en Ávila no habían detectado movimientos familiares.

Mientras tanto, lo que sí habían trascendido eran fotos de su mujer en Ginebra, junto a su hermana Doña Elena, que acudió a visitarla y apoyarla en estos duros trances, y también junto a sus hijos y otros familiares (entre los que no se hallaba la Reina Sofía) que acudieron a la Graduación de Juan Urdangarin.

Sin embargo, parece que Doña Cristina logró "engañar" y meter un gol a los más avezados periodistas del corazón y sí que acudió a visitar a su marido a prisión, aunque nadie se percató de ello. Fue el domingo, cuando se encontró con Urdangarin entre rejas por primera vez desde su ingreso el pasado 18 de junio.

Fuentes penitenciarias han confirmado el encuentro el domingo día 24 de junio, una semana después de la entrada en prisión del exduque de Palma, aunque no han dado más detalles de la visita.

Otras fuentes han detallado a Efe que la visita duró 40 minutos, y que la Infanta Cristina accedió a la prisión de forma "muy discreta" sin que los periodistas apostados a las puertas de la cárcel en la zona de acceso de visitas se percataran de su llegada y posterior salida. Mientras, crecen los rumores sobre cómo pudo la Infanta pasar desapercibida cuando toda la prensa anda pendiente de la "foto" la hermana del Rey visitando a su marido en la cárcel.

Las fuentes consultadas explican que existe un control interno para evitar que se filtre a los medios de comunicación cualquier información relativa al exduque de Palma, recluido en el módulo de hombres de la cárcel de mujeres de Brieva (Ávila).

Fuentes del centro penitenciario han señalado que en los escasos contactos que mantiene con el personal de Brieva, Urdangarin ha reconocido estar "adaptándose" a su nueva situación en una de las cinco celdas del módulo reservado para hombres y que es el mismo en el que permaneció durante una década el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán.