| 19 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Máxima tensión en el plató de Sálvame hasta que se supo quién dejaba su silla.
Máxima tensión en el plató de Sálvame hasta que se supo quién dejaba su silla.

El "despedido" de Sálvame saca las vergüenzas de los números de la cadena

Le fulminaron en directo y sin previo aviso le comunicaron en vivo que se quedaba sin su silla en el programa porque no cumplió las expectativas pero la respuesta fue de lo más hiriente.

| ESchismógrafo Chismógrafo

La cosa se está poniendo complicada para Sálvame desde que Tierra Amarga aterrizó en la sobremesa de Antena 3 y empezó a cautivar audiencia.

Sin ir más lejos, esta semana comenzó con un 14.9% y 1.372.000 espectadores el lunes, subió el martes a 16.4% y 1.395.000 y este miércoles alcanzó la nada desdeñable cifra de 17% y 1.491.000. 

Al mismo tiempo, el veterano magacín de Telecinco a esta hora anotó el lunes un 16.8% y 1.521.000, el martes un 15.8% y 1.342.000 y el miércoles un 16.4% y 1.429.000. La situación está más reñida que nunca y parece que los nervios empiezan a estarlo a flor de piel.

Así las cosas este miércoles Sálvame sacó la artillería pesada para recortar terreno con dos grandes bombas: la traición de Kiko Hernández por un lado, el despido fulminante y en directo de uno de sus colaboradores presentes por no haber cumplido las expectativas por otro.

En medio de una gran tensión entre los presentes, finalmente Carlota Corredera pronunció el  nombre de Antonio Canales: el bailaor de flamenco que tantos buenos momentos regaló en Supervivientes 2021 no será renovado, pero la sorpresa llegó cuando le tocó charlar con la presentadora.

Y es que Canales decidió morir matando, que se dice, y lanzó varias indirectas en forma de hirientes y crueles datos al grupo, la cadena y el programa, que no pasa por su mejor momento precisamente: "Me gustaría presentar un programa que hablase de cultura, pero en Mediaset es muy difícil", soltó. 

También aseguró que tenía una nueva oferta: "Tengo trabajo en otra productora de la casa, en otro programa más adecuado a mis formas, estábamos esperando a que terminara el contrato, no voy a desvelar en qué programa me coloco".

El despido de Canales se produce cuando Antena 3 amenaza los números de Sálvame

Después de que Corredera diera paso a un vídeo en el que se explicaron los motivos por los que el programa prescindía de sus servicios Canales fue más lejos en sus hachazos: "Qué gracioso ¿verdad? Está bien, me hubiese gustado que hubiese habido más audiencia, las estadísticas dejan mucho que desear, yo muchas veces diciendo poco, digo mucho".

Teniendo en cuenta que el despido se produce en el momento en el que Antena 3 amenaza al buque insignia de Telecinco la puñalada de Canales no pasó desapercibida y fueron muchos los que hablaron de zasca en redes.

 

"Tu defiendes a tu casa, pero esta no es mi casa, aquí me han invitado a merendar" le dijo a a Carlota mientras aseguraba que no estaba enfadado pero su tono y argumentos, decían lo contrario: "Te juro por mi madre que no estoy nada de enfadado, yo no estoy de acuerdo con las estadísticas que habéis puesto en el vídeo. Yo no he dicho que seáis malos, te lo estás inventando tú, se puede joder, pero no arrancar los pelos Carlota".

Antonio Canales se quedó "solo" echando vinagre en la herida de Sálvame

Cuando la presentadora le preguntó qué ha aprendido en los meses que ha estado en Sálvame, el colaborador todavía echó más vinagre en una herida que sangra en casa de Paolo Vasile: "He aprendido todo lo que no hay que hacer, hablar a tontas y locas, hacer un programa aburrido como estáis haciendo, saber escuchar a la audiencia, hay que darle al público más importancia, la audiencia es la que manda y si baja... es que algo no estaremos haciendo bien, no seré yo el culpable. Tenéis que darle sabia al programa, que hace falta".

Corredera dio paso a publicidad cuando se vivía uno de los momentos más tensos de la tarde y cuando regresaron, Antonio Canales ya estaba sentado en su sitio y aseguró que no le había gustado cómo ha gestionado el programa su "no renovación" haciéndola pública antes de tiempo: "Os habéis adelantado a la jugada, creo que no procede y no va a salir bien, por respeto a este programa y a cómo me habéis tratado de bien, le dije a mi representante que nos esperásemos, pero bueno, no pasa nada".