| 03 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rocío Carrasco antes de participar en la Sálvame Fashion Week.
Rocío Carrasco antes de participar en la Sálvame Fashion Week.

Rocío Carrasco se presenta en Mediaset sin gota de maquillaje y arrasa la SFW

La pasarela de la moda de "Sálvame" no sólo contó con los estilismos más llamativos y rompedores de los personajes más mediáticos de la pequeña pantalla. Ella logró sorprender a todos.

| Redacción Chismógrafo

Después de varias semanas calentando motores, este miércoles llegó por fin el gran día de la Sálvame Fashion Week que ganó María Patiño.

El plató de Sálvame se convirtió en una glamourosa pasarela y su plantel de colaboradores en unos experimentados modelos que derrocharon arte y gracia durante un desfile que pasará a la historia televisiva por la fatal caída de Chelo García Cortés (que acabó con un hueso roto), el enfado de algunos de los tertulianos por el diseño que les tocó lucir o los bailes que les obligaron a hacer (como Lydia Lozano, Terelu Campos o Kiko Hernández)...

 

Pero hubo mucho más, ya que fueron numerosos los rostros conocidos que no se quisieron perder la SFW y estuvieron presentes en las instalaciones de Mediaset para ver de cerca el desfile. Grandes protagonistas del photocall vip previo al inicio del show, Rocío Carrasco y Ana María Aldón, juntas pero no revueltas y protagonizando un duelo de estilo en el que ambas acertaron de pleno con su look.

Ivonne Reyes, Carmen Lomana, Lara Sajen, Rappel, Madame de Rosa, Maestro Joao o Marilí Coll entre otras celebrities, además de conocidos diseñadores de nuestro país como Ágatha Ruiz de la Prada, Francis Montesinos o Eduardo Navarrete, que ocuparon un glamouroso front row...

Rocío Carrasco radiante, y después de demostrar en directo que está casi más guapa sin gota de maquillaje que arreglada, se convirtió en una de las más estilosas de la pasarela demostrando que menos es más. Blazer estilo kimono en color amarillo, jeans rectos y unos stiletos en un llamativo rosa.

Estilismos totalmente rompedores en la Sálvame Fashion Week

Ana María Aldón, de lo más elegante y visiblemente nerviosa ante su debut como diseñadora en la pasarela de Sálvame, lució un vestido fluido asimétrico bicolor de seda, mitad verde esmeralda y mitad negro, sandalias estilo romanas también en negro y maxipendientes en el mismo verde del modelo.

En cuanto a Jorge Javier Vázquez, como maestro de ceremonias apostó por una original americana en color blanco con estampado floral en naranja y negro, luciendo un look más vistoso y glamouroso que en su día a día.

Como siempre, Carmen Lomana destacó por su elegancia con un minivestido negro estilo baby doll con insectos (libélulas y arañas entre otros) en color dorado que combinó con zapatos de tacón bajo también en dorado. 

Fiel a sí misma, Ágatha Ruiz de la Prada optó por un minivestido azul de manga larga con volantes en fucsia haciendo forma de U tanto por la parte frontal como por la trasera, medias en rosa chicle y salones blancos con detalles de colores.

Ivonne Reyes llegó decidida a acaparar todas las miradas con un llamativo diseño en color rojo. Una especie de mono de lentejuelas con una sobremitad de raso al tono en plan levita hasta los pies. 

La influencer Madame de Rosa eligió un look estilo estudiantil con mini falda y top en gris marengo, gabardina oversize y sandalias con calcetines altos mientras que Aless Gibaja tiró de exceso con un mono de terciopelo en verde botella con escote infinito y abertura hasta la cadera en una de las piernas.

También indescriptible el estilismo de Lara Sajen: vestido de raso estilo bata de cola con abertura en una pierna, estampado en diferentes colores con detalles joya bordados, mangas anchas rematadas en enormes plumas y sandalias de taconazo con tiras hasta la rodilla coronadas por las mismas llamativas plumas. Para completar su atuendo, un broche joya inmenso recogiendo parte de su melena. 

El de Samantha Hudson era un vestido asimétrico y muy escotado imitando la piel pero con transparencias que dejaban ver su ropa interior negra, plataformas imposibles también en negro y su rubia melena recogida en un moño.