| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Sara Carbonero, Sandra Barneda e Isabel Jiménez, las más cotizadas en las redes

ESdiario ha tenido acceso a las tarifas que cobran algunas famosas por las stories y fotos que cuelgan en sus redes sociales. Una salida económica fácil y altamente rentable.

| Mabel Redondo Chismógrafo

 

 

Ser influencer es una profesión muy reciente, en la que muchas caras conocidas han visto una salida económica fácil y altamente rentable.

Es el caso de Amelia Bono, siempre activa en redes, especialmente en Instagram y TikTok, la hija de José Bono acumula 345 mil seguidores que visualizan diariamente el contenido de la empresaria. Amelia de cuarenta años muestra a menudo, en su perfil, una imagen divertida y desenfadada en la que la vemos bailando y cantando. En algunos de sus videos participan incluso su marido Manuel Martos y los cuatro hijos de la pareja.

Una ventana abierta que supone unos ingresos muy interesantes. Cuando se fijan las tarifas se tienen varios puntos en cuenta, uno de los más importantes son los seguidores, lo que garantiza un número de visualizaciones y por lo tanto potenciales clientes que comprarán el producto. Crear contenido frecuente, marcar tendencias en moda o estilo de vida, e interactuar con tus followers también es importante para ser una influencer exitosa.



Son requisitos que cumplen algunos de los protagonistas de estas líneas, es razonable sentir la curiosidad de cuales pueden ser sus tarifas aproximadas en las que se mueven. Amelia Bono es una de las que más suenan en las redes en los últimos meses. La hija del político maneja varios precios: 2.500 euros por 3 stories, 3000 euros por un post y 4.000 euros por colgar 3 stories y un post de la marca a publicitar.

Unas cantidades a ganar que sin duda alguna ayudan al deseo de mantener viva la llamada de las redes. Sandra Barneda también ha sabido aprovechar su popularidad como imagen de productos muy variados, no hay nada que se le resista a la presentadora. Igual te publicita tecnología punta como tablets o móviles, que te saca un buen jamón, o tienta a sus seguidores con chocolate negro, un placer irresistible para muchos.



Con 484 mil seguidores Barneda amortiza su éxito en las redes cobrando tarifas que oscilan entre los 4.000 y 6.000 euros. En estas mismas cantidades se mueve Isabel Jiménez que con 317.000 seguidores se ha convertido en un referente de tendencias de moda, pero también publicita tecnología al igual que su colega Sandra Barneda.



Para la modelo Lidia Torrent, el programa diario de Cuatro First Dates ha marcado un antes y un después en su carrera y en su proyección pública. Con el tiempo se ha convertido en la “camarera” más conocida del dating show y eso la ha ayudado a proyectarse como una gran influencer, que ya acumula 234.000 seguidores y que se mueve en tarifas que oscilan entre los 2.500 y 3.000 euros por post.



Pero sin duda alguna la influencer que sigue ganando por goleada tanto en seguidores como en remuneración económica, sigue siendo Sara Carbonero. La presentadora cuenta con nada más y nada menos que 2.800.000 seguidores. Ella es una de las influencers más pioneras de nuestro país. Las marcas se la rifan, eso sí, siempre y cuando puedan pagar su caché y que ella acepte ser imagen del cliente en cuestión. ESdiario sabe que Carbonero cobra entre 5.000 y 7.000 euros por publicación.


La periodista se recupera de la reciente intervención a la que se sometió hace unos días. Aunque unas primeras informaciones apuntaban a una recaída por el cáncer que padece, fuentes familiares han desmentido que se trate de una recaída, sino a otro tipo de dolencia . Regresar a Madrid con su marido Iker Casillas y con su familia y volver al trabajo, han marcado una nueva e ilusionante etapa para Sara, que se ha visto empañada por esta inesperada intervención quirúrgica. Desde ESdiario le deseamos una pronta recuperación y mucho ánimo.