| 09 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rocío Carrasco.
Rocío Carrasco.

No hay marcha atrás: "grandes desconocidos" perfilan el relato de Rocío Carrasco

Los que conocen de verdad a Rocío Jurado y que siempre han huido de los focos y del dinero fácil de los platós de televisión, lo tienen claro, y ESdiario ha conseguido sus declaraciones.

| Isabel Rábago Chismógrafo

 

 

Las espadas están en todo lo alto entre la heredera universal de Rocío Jurado y aquellos que durante años parece que le han usurpado su lugar, su historia y su verdad. Esa familia que se ha erigido como defensores de la memoria de la cantante, olvidándose de proteger a lo que más quería la de Chipiona, a su hija.

Y es que los que conocen de verdad a Jurado y que siempre han huido de los focos y del dinero fácil de los platós de televisión, lo tienen claro: "No hubiese soportado ver como los suyos atacan día sí y día también a su hija, Rocío Carrasco". Son la llamada "familia no mediática" que ha estado observando durante estos años en silencio, como la hija de La Más Grande, recibía embestidas continuas por parte de los de su sangre.

Una realidad que dibuja el perfil de una familia que decidió dar la espalda cuando la heredera universal les pidió ayuda en su lucha por demostrar que el padre de sus hijos "le había dado mala vida".

Por su boca hemos conocido que solicitó a los suyos que contaran ante la Justicia lo que su madre y ellos habían visto, oído y sufrido junto a Antonio David Flores. La respuesta fue dura, quizás demasiado. Un "no" en privado y en público, tal y como hemos podido ver a su tío Amador, en una entrevista grabada en la que confirmaba que jamás apoyaría a su sobrina en esta historia.

A Rocío la dejaron sola mediáticamente mientras que los "no mediáticos" la arropaban y nunca la dejaron caer. Con impotencia han estado observando estos veinte años, como "los otros", copaban programas hablando de Jurado y cuestionando siempre que podían, capítulos y sentencias que ahí están. Episodios dramáticos, contrastados, declarados por los que ha pasado la hija de Rocío Jurado y que se afanan en negar, desdibujar y maquillar.

Todo ello aderezado por las imágenes televisadas en las que Carrasco ha tenido que ver, como la familia de su madre, daba la mano, se sentaban en platós e incluso invitaban a bodas y celebraciones, a la persona que asegura, le ha hecho el mayor daño tanto a ella como a su madre, "el ser". Así es como llama Carrasco a Antonio David Flores.

Por ello y por muchas cosas que iremos descubriendo en la docuserie que está a punto de contar la verdad de Carrasco y de Jurado, Rocío definió a la familia materna como "alimañas". Los que presenciamos ese momento nos sorprendió la rotundidad con la que enumeró a los componentes de esa "manada de alimañas" y en la que no excluyó a Rosa Benito, a la que además se refiere como "la veleta".

Rocío Carrasco quiere descubrir la verdadera cara de una parte de su familia

Rocío ha querido y quiere descubrir la verdadera cara de esa familia a la que cada año ha visto darse golpes de pecho frente al mausoleo de su madre. Una familia que es capaz de negar públicamente ahora, lo que en su momento confirmaron ante el Tribunal de la Rota, en su proceso de nulidad matrimonial con el padre de sus hijos. La mala suerte de "los mediáticos" es que Jurado lo guardaba todo y gracias a eso Rocío Carrasco ha podido y podrá demostrar, por boca de su propia madre, que la historia es otra muy distinta a la que han contado.

Junto a ellas estarán porque siempre han estado, los grandes desconocidos, la familia "no mediática" que ya ha comenzado a perfilar a los personajes de este relato. Mientras esto ocurre, los de siempre, el frente anti-Carrasco, vuelve a poner el foco sobre la heredera universal. Se afanan por contarnos que está haciendo mucho daño, que no es necesario tanto dolor, que se deje a los muertos y que lo mejor es que permanezca callada, por "la memoria de su madre".

Ahora es el turno de Rocío Carrasco, una mujer reinventada

Aseveraciones que olvidaron cuando durante estos años se han sentado en los platós para contar todo tipo de intimidades de La Más Grande. Afirmaciones que olvidan hoy los que siguen sentándose en los platós para hablar y seguir viviendo de Rocío Jurado. Ahora es el turno de Rocío Carrasco, una mujer reinventada, recuperada, reconstruida, que ya es capaz de andar sola demostrando en cada una de sus palabras su fortaleza, dejando ya muy atrás el dramático episodio en el que estaba tan débil que a punto estuvo de abandonar esta vida por propia decisión. Una Carrasco que va de la mano de su madre, Rocío Jurado.