| 04 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Sara Carbonero recupera su rutina poco a poco.
Sara Carbonero recupera su rutina poco a poco.

Casillas muestra su peor cara a la prensa mientras Carbonero se confiesa enamorá

Desde antes de que confirmaran oficialmente su ruptura ya eran la comidilla del Reino no digamos ahora ya que es un hecho verificado. Parece que uno de los dos lo lleva mejor que otro.

| Redacción Chismógrafo

 

 

Este viernes a última hora Iker Casillas y Sara Carbonero anunciaban, conjuntamente y a través de sus respectivas redes sociales, su separación matrimonial, confirmando un secreto a voces que llevaba en boca de todos varios días.

La expareja, con una fotografía de ambos en blanco y negro durante los tiempos felices de su relación, confesaban que "nuestro amor de pareja toma caminos distintos pero no lejanos puesto que continuaremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados, como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo. El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre".

Además, señalando que su "prioridad es compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable", pedían por favor que "se respete nuestra intimidad en este momento de cambio".

Tras el comunicado, se podía ver a Iker y a Sara realizando vida normal, y mientras el exfutbolista comía con un amigo, la periodista asistía a un cumpleaños infantil al aire libre con sus hijos Martín y Lucas. Muy serios, y conscientes de estar en el ojo del huracán mediático, el exmatrimonio intentaba dar normalidad a la situación y continuar con su día a día.

Sin embargo, y fruto de la presión mediática, este lunes Iker mostró su peor cara ante la prensa. Todo sucedía cuando el exportero se dirigía al centro de Madrid para realizar unas gestiones. Molesto por la presencia de la prensa siguiendo sus pasos, Casillas no dudó en detener su vehículo en mitad de la calle y, enfadado, hacer gestos con la mano (como cogiendo del cuello a alguien figuradamente) destinados a un paparazzi para pedirle, de una manera cuanto menos curiosa, que le dejara tranquilo. 

 

"Enamorada de la vida..." confesaba, por su parte, Sara Carbonero en su última publicación publicada en su cuenta de Instagram, mostrando su mejor sonrisa tras la confirmación de su separación y demostrando, sin necesidad de más palabras, que fuerza y ganas de vivir no le faltan pese al fin de su relación después de 11 años de amor, de dos hijos en común y de haber marcado una época en nuestro país.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero)

Pero, además de enamorada de la vida, Sara está también enamorada de su trabajo, en el que se ha volcado completamente tras su último ingreso hospitalario y tras su separación matrimonial. Y es que la manchega está centrada en su sección Que siga el baile en Radio Marca y en el lanzamiento de la nueva colección de Slow Love, la marca de ropa que Isabel Jiménez y ella lanzaron en el año 2015 y que se ha consolidado como una de las firmas de moda española de referencia en la actualidad.

Así, a pesar de que la sección radiofónica de Sara tiene lugar los martes y los jueves, este lunes la periodista se desplazó a las instalaciones de Radio Marca acompañada por su representante y mostrando la mejor de sus sonrisas, retomó sus compromisos profesionales tras la confirmación de su separación hace apenas 3 días.

En las últimas horas se ha especulado mucho con el contenido de unos audios que Iker habría mandado a una persona de su máxima confianza en los que no sólo admitiría que su matrimonio estaba roto, sino que él era el culpable del fin de la relación. Unas confesiones en las que el exportero desvelaría que su relación con Sara le asfixiaba y que, de hacerse públicas, cambiarían mucho la imagen pública que tenemos de Casillas.

Lejos de parecer afectada por estas informaciones, Sara mostró la mejor de sus sonrisas y retomó, ajena a los rumores sobre su relación con el exportero, su trabajo, que se ha convertido en una válvula de escape para la periodista en estos complicadísimos momentos que está viviendo a nivel personal.