| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Enrique Ponce, de lo más natural también delante de los paparazzi.
Enrique Ponce, de lo más natural también delante de los paparazzi.

Los paparazzi cazan in fraganti a Enrique Ponce en sus imágenes más "hot"

Quién le ha visto y quién le ve. Poco queda ya de aquel torero discreto, tímido y alejado de las cámaras a la hora de mostrar sus intimidades. Aparte de su estilo han cambiado otras cosas.

| Redacción Chismógrafo

Desde que se confirmó la ruptura de su matrimonio con Paloma Cuevas y su relación con Ana Soria, el torero Enrique Ponce parece estar viviendo una segunda juventud. No solo se separó de la mujer con la que llevaba prácticamente toda la vida y tiene dos hijas en común, sino que se mudó a Almería para disfrutar de su historia con la joven de 21 años, que parece haber dado un vuelco a su existencia y a su forma de ser.

De hecho, dejando de lado su habitual discreción y timidez, el torero no para de soprender a propios y extraños con sus TikToks en redes sociales, sus post románticos, sus declaraciones a todo Internet... Lejos de la imagen que daba, ahora Enrique Ponce hasta canta...

No son los únicos cambios. También ha dado un giro muy drástico a la hora de vestir a raíz de su relación con Ana Soria. Atrás quedaron los trajes y las corbatas para dar paso a los polos, las cazadoras de cuero y los vaqueros.

Precisamente para reencontrase con su novia, Ponce no dudó en cambiarse en plena calle de ropa, quitándose la elegante camisa que llevaba para cumplir con un compromiso profesional en la capital por un cómodo polo negro, protagonizando un momento curioso a la vista de todo el mundo y regalando a los reporteros gráficos, involuntariamente, sus imágenes más sexys con el torso desnudo.

Y es que ajeno a la presencia de los paparazzi y sin ningún tipo de reparo pese a encontrase en mitad de una calle madrileña, Enrique se quitó la ropa y presumió de cuerpo luciendo su torneado torso desnudo, antes de ponerse una prenda cómoda para coger su coche y reunirse con su novia, Ana Soria.