| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ana María Aldón no es Rocío Jurado, y ella lo sabe.
Ana María Aldón no es Rocío Jurado, y ella lo sabe.

No, Ana María Aldón no es Rocío Jurado y Ortega Cano no la echó de casa

La última versión de la bronca es falsa y ella lo sabe. Solo adelanto que ella entró dos veces en su dormitorio y él, agotado, preguntaba qué le había hecho. Se quedó esperando sin respuesta

| Isabel Rábago Chismógrafo

 

 

No, Ortega Cano no echó a Ana María Aldón de su casa la fatídica noche en la que se produjo la famosa bronca en la que los lazos entre la pareja parece que se rompieron definitivamente. Y eso lo saben las tres partes implicadas, en las que incluyo a la propia Aldón. Nunca se produjo esa situación y de esa manera con la que ha sido expuesta.

Por eso me cuesta creer que haya sido Ana María la persona que está detrás de esa información pues de ser así, no estaría contando la verdad. Ella, Ortega, Gloria y alguien más, saben, conocen que eso nunca se produjo. Por eso estoy segura de que la nueva colaboradora de Ya es verano utilizará su día de trabajo, para desmentir una información que ha sido proporcionada con la única intención de dañar la imagen del padre de su hijo.

 A Aldón la vimos el pasado domingo aterrizando como la estrella que ya es en su nuevo programa. Muchas eran las expectativas sobre el contenido de su entrevista, pero a los pocos minutos la audiencia se dio cuenta que la todavía mujer de Ortega no estaba dispuesta a desvelar nada más de lo que ya contó en su anterior programa.

Y así como las buenas estudiantes que suspenden en junio, se hizo un recopilatorio de los titulares que había dado durante los últimos seis meses de Viva la Vida y con un tono diferente los espetó pensando que la audiencia y los compañeros que hemos compartido plató con ella, durante dos años, no nos daríamos cuenta.

Ana María Aldón decepcionó a la audiencia en lo que muchos consideran una tomadura de pelo

Aldón subestimó a una audiencia que enseguida manifestó su decepción al comprobar lo que algunos han definido como una tomadura de pelo. Lo que no eludió fue el episodio de la famosa pelea de la que se han dado mil versiones, se siguen dando, pero ella sólo aceptó como válida la de esta que escribe en este confidencial.

Y es que ella está al corriente de que conozco lo que pasó en el interior de esa casa, por cierto, no soy la única, y lo más importante, sabe que la información no me la dio Gloria Camila, tal y como se afanó en recalcar en su intervención. Yo sigo confiando en que sea ella misma la que desmienta ese nuevo capítulo en el que se asegura que su marido la echó de la casa aquella noche. Ella sabe que eso no fue así, básicamente porque el que salió de la casa esa noche fue el torero por decisión de su hija.

Y mientras tanto en esta historia Gloria Camila guarda silencio, un doloroso silencio que se ha autoimpuesto por petición de su padre y sólo los aledaños a este núcleo son capaces de enunciar frases cortas pero contundentes. De ahí que si preguntas, la frase más repetida sea "está jugando muy sucio y con el silencio de todos. Está mostrando su verdadera cara".

La nueva versión de la bronca se parece mucho al capítulo 10 de la serie de Rocío Carrasco

Lo que más ha escocido es que en esta nueva versión que se ha dado, y que insisto estoy segura de que Ana María no tiene nada que ver, se describe una situación que adelantó Rocío Carrasco en el capítulo 10 de la docuserie En el nombre de Rocío, emitido hace exactamente una semana.

Un episodio en el que se relata como Ortega echó, en varias ocasiones a Rocío Jurado de Yerbabuena. Por eso resulta cuanto menos curioso que se esté trazando un perfil muy similar entre las dos mujeres de Ortega. Mi posición respecto al torero en todo lo referido a Jurado es muy clara y contundente y me manifestaré cuando pueda, los que han visto ya la docuserie lo entenderán, los que esperan a verlo en la nueva temporada en Telecinco, lo comprenderán entonces.

 Lo que no es de recibo es hacer uso de lo vivido por La Más Grande con Ortega Cano y adaptarlo a Ana María, básicamente porque ella sabe que no es así. Lo siento mucho, pero Ana María no es la Jurado y las dos historias tienen que entenderse de manera individual. Por cierto, lo que dio de sí la bronca y su contenido lo sabremos dentro de no mucho.

Ana María Aldón también miente sobre que no necesita a su marido para separarse

Sólo adelanto que Ana María entró en dos ocasiones en su dormitorio, y allí un Ortega agotado, le preguntaba insistentemente qué le había hecho él y su familia y que se quedó esperando una contestación de su todavía esposa. El resto, de momento me lo reservo.

Como anécdota, que a algunos nos llamó poderosamente la atención, es el hecho de que Ana María alardeó el pasado domingo de que ella no necesita a su marido para separarse, pero hasta en eso no es sincera. Sé que es complicado de entender, pero respecto a este tema, aún nos queda por desvelar importantes datos que explicarían las grandes contradicciones y verdades a medias de Aldón. Pero esos capítulos aún están por escribir.