| 17 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Infanta Elena.
Infanta Elena.

La grave infracción de tráfico de Victoria Federica deja muda a la Infanta Elena

Ahora que parecía que la sobrina más polémica del Rey Felipe se alejaba del "mal camino" y se centraba en una carrera de influencer llena de elogios y piropos... ha vuelto a las andadas.

| Redacción Chismógrafo

Disfrutando a tope de su soltería tras su reciente ruptura con Jorge Bárcenas, Victoria de Marichalar vuelve a estar en el punto de mira. Y en esta ocasión no por su complicidad con ningún atractivo joven en los toros, sino por haber infringido la Ley de Seguridad Vial ante las cámaras.

Este sábado, y tras haber presenciado la corrida de Gonzalo Caballero en Las Ventas, la hija de la Infanta Elena abandonaba la plaza acompañada por unas amigas pero, en lugar de coger un taxi o un VTC, Victoria Federica y sus acompañantes decidían usar unos patinetes eléctricos, incurriendo en varias infracciones de tráfico.

La primera, ir con una amiga en el mismo patinete cuando dicho vehículo solo está autorizado para que lo utilice una persona, por lo que podría ser multada con 100 euros. La segunda, grabar el divertido momento con su teléfono móvil en mitad de la carretera, poniendo así en riesgo su propia seguridad. Y la tercera, no llevar casco, algo obligatorio y sancionado con una multa de 200 euros.

Multa de hasta 300 euros para Victoria Federica y sus amigos por incumplir la Ley de Seguridad Vial

Es decir, que las autoridades podrían actuar e imponer a Victoria una sanción de hasta 300 euros por incumplir la Ley de Seguridad Vial; algo que por otra parte no es la primera vez que sucede, ya que hace un par de años se dejó ver, sin casco, conduciendo un patinete por la acera mientras fumaba un cigarro y miraba molesta a la prensa.

Un comportamiento muy criticado en los últimos días y sobre el que la Infanta Elena prefiere no pronunciarse, haciendo oídos sordos y guardando silencio ante las preguntas de los reporteros sobre la infracción cometida por su hija.