02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Jorge Javier Vázquez.
Jorge Javier Vázquez.

Jorge Javier sabe por qué Isabel Pantoja acabará convertida en Bernarda Alba

El presentador de Telecinco no lo entiende. Tiene claro cuál sería la solución para que la tonadillera llegara al corazón de todo el mundo sin problema. Sería fácil. ¿Qué se lo impide?

| Maribel Fernández Chismógrafo

Hace unos días repareció Isabel Pantoja después de muchos meses recluida en Cantora en plena guerra con su hijo  y, aunque visiblemente más delgada, la cantante aparentó toda la normalidad del mundo evitando entrar en detalles personales sobre su existencia.

Si alguien quería saber cómo lo ha pasado durante todos estos meses solo había que observar su extrema delgadez, pero lo que es de su boca no salió ni media palabra al respecto.

Precisamente de este asunto se encarga esta semana Jorge Javier Vázquez en su blog de Lecturas en el que se muestra muy crítico con lo que, a su juicio, a veces parece falta de humanidad de la tonadillera.

No se puede olvidar que en su reaparición oficial en la rueda de prensa de su nuevo programa Top Star, Pantoja negó que hubiera estado encerrada en su casa sino cuidando a su madre.

Algo que lleva a concluir a Vázquez que Isabel vuelve como siempre, que ni la pandemia ni la ruptura con su hijo ha hecho ni la más mínima mella en ella, que la vida pasa y la folclórica no evoluciona: aferrada a su estilo de siempre que consiste en "gestualidad lenta y afectada, miradas intimidatorias, suspiros de España, frases ampulosas con poco fuste".

Jorge Javier no lo entiende porque está convencido de que "si hubiera salido diciendo que para ella ha sido un año de mierda porque se ha peleado con su hijo, nos habríamos postrado a sus pies. Porque la folclórica eterna habría mostrado un poquito de sus sentimientos. Pero Pantoja, fiel a su estrategia carpetovetónica, no deja traslucir ni un ápice de debilidad, y eso la hace cada vez más lejana e incomprensible. Si sigue por ese camino tiene todas las papeletas para convertirse en una legendaria Bernarda Alba", sentencia.

También se queja de que en los programas en los que participa, el último Top Star, siempre esté rodeada de un séquito que se encarga de "alimentar continuamente su inabarcable ego".

El presentador de Telecinco sigue echando de menos "que de vez en cuando se le rompan las costuras del alma en directo. Pero de verdad, sin aspavientos. La vida sigue y ella permanece inalterable. No es un piropo".