| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
María Teresa Campos y Jorge Javier Vázquez.
María Teresa Campos y Jorge Javier Vázquez.

La viva imagen de la tristeza de Teresa Campos con la que la pifió Jorge Javier

El presentador de Telecinco recuerda una vieja anécdota con la veterana periodista en la que juzgó con prejuicios y se equivocó de cabo a rabo. Tanto, que la vida le ha puesto en su sitio.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Inmersa en el  penúltimo culebrón sobre su vida privada con Edmundo Arrocet de plena actualidad por su participación en Secret Story, hace tiempo que la vida profesional de Teresa Campos pasó a un segundo plano.

En éstas, ha sido Jorge Javier Vázquez el que ha recuperado para su blog de Lecturas una vieja anécdota cuando fue a hacer una entrevista a Campos a Mediaset hace años... en un época en la que él compaginaba las mañanas en Telecinco con la radio por las tardes en la Cope.

Según sus recuerdos, "al finalizar la entrevista abandoné los estudios y vi a Teresa montada en un coche de copiloto. Conducía Gustavo, su Gustavo de toda la vida. Me llamó la atención ver a Teresa comiendo en el coche. Y me dije: "Qué barbaridad. De qué le sirve que le vaya tan bien si después tiene que alimentarse entre trayectos".

Lo que le pareció la imagen de la tristeza a Jorge Javier ahora le parece maravilloso

Cómo le afectaría que "esa estampa" le pareció "la viva imagen de la tristeza". Sin embargo, ironiza divertido, "yo he acabado no solo almorzando sino también cenando en un coche. En poco más de una semana he actuado en Zaragoza, Oviedo, Albacete, Talavera de la Reina, Pozoblanco y Onda. He desarrollado tanto mis habilidades a la hora de comer en un coche que puedo tomarme el gazpacho con cuchara sin que se me derrame una gotita. ¿Soy infeliz? Yo diría que no".

Hasta su madre se lo dice: "¡Ay, Jorge, qué vida tan buena llevas!" y él no puede sino darle la razón porque, confiesa, "me encanta ir apurado porque así le saco mucho provecho al descanso y no tengo remordimientos de conciencia si cuando tengo tiempo libre lo pierdo en la cama trasteando con el móvil".

Jorge Javier Vázquez, siempre tan sincero y natural, piensa que así "te das cuenta de la valía del tiempo cuando dispones de poco. Porque así lo gozas de verdad y aprendes a utilizarlo en cosas que te producen placer. No pierdes el tiempo quedando con gente que no te interesa. No lo pierdes con ligues que sabes que no te llevan a ninguna parte. No lo despilfarras y aprendes a ponerlo verdaderamente en valor".

Vamos que "como no me sobra tiempo, tengo cada vez menos paciencia con los libros. No me obligo a acabar ninguno. No tengo edad, ni paciencia, ni ganas" y acaba recomendando dos que sí le merecieron la pena: "Trilogía de los años oscuros, novela negra ambientada en la tan franquista como corrupta Barcelona de los años cincuenta, y La familia Karnowsky, la historia de tres generaciones de una familia judía en Berlín".