08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Emma García.

Emma García desvela lo mal que empezó su relación profesional con Rocío Carrasco

La presentadora de' Viva la vida' de Telecinco coincidió hace ya muchos años, en 'Día a Día', a las órdenes de María Teresa Campos, con la hija de Rocío Jurado

| ESdiario Chismógrafo

Un fin de semana más, el equipo de Viva la vida de Telecinco se ha dedicado a comentar todo lo que acontece en torno a Rocío Carrasco y sus polémicas confesiones en la serie documental 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', donde ha hecho confesiones tan explosivas como los supuestos malos tratos a los que le habría sometido su ex, Antonio David Flores.

Este sábado, la presentadora del programa no se ha conformado con escuchar lo que tenían que decir al respecto sus colaboradores. Emma García también ha querido expresar, una vez más, su opinión ante los telespectadores de la cadena de Mediaset.

Emma se suma a los que creen las denuncias de malos tratos formuladas públicamente por la hija de la mítica Rocío Jurado. Sin embargo, este sábado lo que ha querido desvelar son detalles sobre la relación profesional con Rociíto y el feeling que había entre ellas cuando ambas trabajaban junto a María Teresa Campos en Día a Día de Telecinco.

 

"Hay dos momentos de Rocío Carrasco que yo he conocido. Al principio, cuando ella estaba en ‘Día a día’ y que cuenta que estaba pasando todo eso, lo que transmitía era que era una persona muy distante, probablemente porque Antonio David trabajaba conmigo y entonces, a mí, no me miraba con buenos ojos. Es más, yo decía 'madre mía, qué le he podido hacer yo a esta mujer, no era agradable", ha contado Emma García que, posteriormente, ha señalado que hubo un día en el que todo cambio.

"Me encontré con ella y me produjo una ternura y no hablamos de nada, un hola y poco más, después de esos años en los que no me miraba a la cara y creo que me responsabilizaba, entre comillas, de tenerlo a él”, ha añadido García.