11 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Tamara Falcó.

El destape de Tamara Falcó con escotazo de vértigo sorprende a sus más adeptos

Desde hace unos días la hija de Preysler parece otra. No solo tiene novio oficial y no para de dejarse ver con él, sino que hasta muestra parte de su anatomía que antes no permitía ver tanto

| ESchismógrafo Chismógrafo

Exprimiendo al máximo el buen momento profesional y personal que está viviendo, Tamara Falcó ha vuelto al trabajo tras su espectacular portada besando con mascarilla a su nuevo y flamante novio, Íñigo Onieva.

Y lo ha hecho con la grabación de un espectacular spot publicitario para una firma de cosmética en el que aparece más sexy y sonriente que nunca. Días después de hacerse público su romance con el diseñador de coches, la hija de Isabel Preysler no puede borrar la gran sonrisa que inunda su rostro desde que se publicaron las fotografías en las que aparece muy cariñosa con su chico.

A la espera de convertirse de manera oficial en Marquesa de Griñón, como era la voluntad de su padre, la propia Tamara explicó los motivos por los cuales todavía no cuenta con el título: "No lo sé, hoy era el último día que alguien podía pedirlo también o algo así. A partir de ahora es otro proceso" comentaba la joven con los medios de comunicación.

Espectacular con un sexy y elegante vestido rojo de Pronovias con un escotazo de vértigo que dejaba al descubierto parte de la anatomía que Tamara no nos tiene acostumbrados a enseñar de manera de manifesta, de espalda descubierta, mangas abullonadas y abertura delantera (que recordaba al inolvidable modelo en el mismo color con el que Julia Roberts enamoró a Richard Gere en Pretty Woman) grabó en repetidas ocasiones la misma escena en la que, radiante, salía de un coche y era perseguida por varios paparazzi y es que ni la lluvia ni el frío lograron borrar la enorme sonrisa que la socialité lució durante la larga jornada de trabajo.

Aunque por el momento Tamara e Íñigo todavía no han posado para los medios de manera oficial, lo cierto es que la pareja no se esconde y pasea su amor por las calles de Madrid como cualquier otra pareja.

De hecho, completamente enamorados, y ajenos al revuelo mediático que se crea con cada una de sus apariciones, Tamara e Íñigo están viviendo a tope su romance y exprimiendo al máximo el tiempo del que disponen para estar juntos. Aunque por el momento la pareja no ha confirmado de manera oficial su noviazgo con un posado ante los medios, ambos disfrutan de esta nueva relación con su grupo más cercano de amigos y, lejos de esconderse, se les vio salir juntos con naturalidad de un céntrico restaurante después de una divertida cena.

Pese a que llevan varios meses juntos, no fue hasta el pasado lunes cuando se desveló que Tamara estaba de nuevo enamorada, y se puso cara al afortunado joven que ocupa su corazón. Desde entonces se ha visto a la pareja en más de una ocasión, viviendo con naturalidad tanto su mediático noviazgo como la presión mediática de la prensa, que sigue todos los pasos de la que ya es la pareja del momento.

En esta ocasión la pareja acudió a un conocido restaurante de Madrid en el que compartieron velada con un grupo de amigos de Íñigo. De lo más integrada y cómoda con el grupo de amigos de su pareja, Tamara salió del restaurante muy divertida y con una gran sonrisa en el rostro como muestra del buen momento que está viviendo. Mientras que la hija de Isabel Preysler y una amiga compartieron risas con sus acompañantes minutos antes de subirse al taxi que les llevaría de regreso a casa, su atractivo novio se marchó en solitario con su moto a pesar de la intensa lluvia.