| 25 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El audio que Pantoja mandó a su nieta para felicitarla era un ataque a su nuera

ESdiario puede confirmar cuál era el contenido del mensaje de felicitación de la tonadillera la hija de Kiko Rivera. Al final todo se sabe, todo se filtra y hemos tenido acceso directo.

| Isabel Rábago Chismógrafo

 

 

Y al final Isabel Pantoja sí felicitó a su nieta, como no podía ser de otra manera. Nadie en su sano juicio hubiese apostado porque esa llamada no se hubiera producido. De hecho, la Pantoja fue la primera en enviar la felicitación a Ana Rivera Rosales. En torno a las ocho de la mañana, la cantante envió dos audios a la madre de la criatura.

De esta manera, lo afirmaba Irene Rosales el sábado en Viva la Vida. Pero la felicitación al parecer estaba envenenada. Y es que los audios enviados por la Pantoja no fueron del agrado de una madre que los consideró “poco propios, poco adecuados para una niña de 5 años”. Duras palabras las de Irene que no sucumbió a las preguntas de sus compañeros que intentaban sonsacar más detalles sobre el misterioso audio. Irene consciente del interés dio un paso más allá y describió como la pequeña Ana le instó a no escuchar más “el mensaje de la abuela”, ni tan siquiera el propio Kiko Rivera tuvo fuerzas para atender a ese enigmático mensaje enviado desde el mismo corazón de Cantora.

Y así nos quedamos todos, sin saber qué había transmitido la Pantoja a su nieta en su quinto aniversario. Pero si creían que la cosa iba a quedar así, se equivocan. Y es que a estas alturas nada se escapa a las filtraciones interesadas, o no, de ambas partes presentes en este conflicto.

Hoy podemos asegurar que el mensaje de la Pantoja fue un ataque en toda regla a la mujer de su hijo a la que culpa del distanciamiento con su pequeño del alma, al que tampoco exime de culpa. La Pantoja tiene clavadas las duras frases que Kiko vertió públicamente sobre ella. En su cabeza no puede olvidar que su propia sangre le acusó de aprovecharse del título vitalicio de “viuda de España”. Eso, dicen, le rompió el corazón.

Pero volviendo a Irene, Isabel no entiende, ni comprende que su nuera esté cada fin de semana en el programa del que come. Pantoja da por hecho que si Irene está en la pequeña pantalla es gracias a ella, a su familia y que sus declaraciones no están ayudando a tender puentes. Unos puentes que insistimos, dinamitó Kiko Rivera. Por eso aseguran que, en el mensaje de felicitación a su nieta, la cantante aprovechó para recriminar el trabajo a Irene.

No lo hizo de manera directa, sino que desplegó esa sutileza que sólo saben manejar las mujeres heridas que no dejan pasar la oportunidad para dejar claro que están eso, dolidas. Por ello Isabel en su audio hizo referencia al trabajo televisivo de su nuera y al tiempo que pasa Rosales en los platós de televisión, para posteriormente dejar una cariñosa felicitación a su nieta, quien recibió feliz las palabras de una abuela demasiado ausente en las últimas semanas.

Irene no quiere confirmar, ni desmentir nada sobre ese audio misterioso pero la herida es cada vez más profunda. Rosales ha demostrado que tiene personalidad suficiente como para pararle los pies a la madre de su marido y tiene claro que ahora cualquier tipo de acercamiento entre abuela y nietas tiene que venir por parte de la cantante.

Pantoja desplegó esa sutileza que sólo saben manejar las mujeres heridas que no dejan pasar la oportunidad para dejar claro que están eso, dolidas

Ella no impedirá que la abuela tenga contacto con sus nietas, pero otra cosa es la relación entre ambas mujeres. Una relación que a estas horas puede definirse además de inexistente como fría o directamente congelada. Y así están las cosas a escasas horas de la cena de Nochebuena. Una celebración que cada uno de los miembros del clan más mediático de este momento pasará en la soledad de sus casas y como todos podemos imaginar, sin audios ni mensajes de felicitación entre una madre y un hijo que ni están ni se les espera.