| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Tamara Falcó ha recibido el apoyo férreo de su hermana Ana Boyer.
Tamara Falcó ha recibido el apoyo férreo de su hermana Ana Boyer.

Ana Boyer hace algo que confirma que Tamara Falcó está peor de lo que se pensaba

No se ha hablado de otra cosa durante todo el fin de semana que del vídeo de Íñigo Onieva que ha dado al traste con la boda del siglo antes incluso de hacerse a la idea. La cosa es seria.

| Redacción Chismógrafo

Hace apenas cinco días, todo era de color de rosa para Tamara Falcó. Enamoradísima y reconociendo sentirse "la mujer más afortunada del mundo", la marquesa de Griñón anunciaba su boda con Íñigo Onieva después de dos años de relación. Pletórica, mostraba su impresionante anillo de compromiso y avanzaba los primeros detalles de su enlace, previsto para el 17 de junio de 2023 en el palacio El Rincón.

Sin embargo, su felicidad no tardaba en convertirse en desolación tras la salida a la luz de unas imágenes de su prometido besando a otra chica durante un festival de música en Estados Unidos al que asistió a principios de septiembre. Una flagrante deslealtad que el ingeniero acababa por admitir después de asegurar que los vídeos eran de 2019 y acusar a la prensa de inventarse cosas para destrozar su felicidad.

 

Hundida, la hija de Isabel Preysler abandonaba el domicilio que comparte con Íñigo en el centro de la capital para poner rumbo a la casa de su madre, donde se refugia desde el pasado sábado. Por el momento, silencio absoluto por parte de Tamara, aunque su decisión de eliminar de su cuenta de Instagram la imagen donde anunciaba su boda habla por sí sola. ¿Ha roto su compromiso o también su relación?

En estos momentos (en los que no deja de llorar como revela su entorno cercano) la marquesa de Griñón cuenta con el apoyo incondicional de su familia. Buena prueba de ello es que Ana Boyer ha regresado de urgencia a Madrid este domingo para estar al lado de su hermana y arroparla en este durísimo trance.

La socialité, que se encontraba con Fernando Verdasco en Sofía (Bulgaria) (donde el tenista está disputando un campeonato) no ha dudado en viajar a España con sus hijos para reencontrarse con Tamara, lo que revela la estrecha y especial relación que mantienen las hermanas.

Nada más aterrizar en Madrid, Ana ponía rumbo a la casa de Isabel Preysler, donde llegó en coche, con rostro serio y sin pronunciarse sobre la ruptura del compromiso de Tamara e Íñigo ni sobre la deslealtad del empresario.