| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Malú dejó mal recuerdo en su Medalla de Andalucía: Se espera más de su padre

Todos los ojos están puestos en el momento en el que Raphael cante el Himno y por otra en el comportamiento de Pepe de Lucía durante los actos conmemorativos de Día de Andalucía. Por esto.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

Este domingo se entregan en el Teatro de la Maestranza las distinciones de Hijo Predilecto y Medalla de Andalucía que otorga la Junta. Todos los ojos están puestos en el momento en el que Raphael cante el Himno y por otra en el comportamiento de Pepe de Lucía durante los actos conmemorativos de Día de Andalucía.

Este segundo interés cobra actualidad por comparación al año 2015 cuando recibió la Medalla de Andalucía su hija Malú. Una de las artistas que peor impresión ha dejado a lo largo de la historia de la concesión de la mayor distinción andaluza.

Durante el último gobierno de la socialista Susana Díaz, en febrero de 2015, la Consejería de Presidencia de la Junta aprueba que una de las medallas llevara el nombre de María Lucía Sánchez Benítez más conocida por su nombre artístico Malú.

En aquella ocasión, según conoce desde aquel momento ESdiario, al llamar la Presidenta de la Junta a la propia Malú (algo que así se hace por protocolo) la cantante se mostró poco ilusionada con la distinción. No por la poca importancia que le pudiese dar la que entonces no era novia de Albert Rivera (que no es el caso) sino porque le sorprendió que le concediesen la medalla a ella. El porqué también lo contamos.

Malú se siente muy vinculada con Algeciras tierra de su padre y con Madrid donde ha pasado la mayor parte de su vida y donde ha desarrollado su carrera profesional y personal. La sorpresa aquel día fue mayor, por su concesión y por qué su concesión.

La organización de las Medallas de Andalucía de aquel año aún recuerda las palabras de la artista cuando se negó a ir en el autobús que traslada a lo premiados del Hotel Alfonso XIII hasta el Teatro de la Maestranza donde se celebra el acto. La madrileña Malú quería ir en un coche aparte. La cantante no quería mezclas ni viajar con el pueblo en general (el pueblo aquel día eran sus compañeros premiados y la propia organización).


Ahí no queda la cosa. Unos horas antes, cuando Malú llega al hotel Alfonso XIII le pareció pequeña la habitación que se la había asignado como hospedaje y que iba a cargo de la Junta de Andalucía. Algo extraño cuando el hotel Alfonso XIII no tiene habitaciones pequeñas. Para gustos las dimensiones.

Malú quería una habitación más grande. En aquel momento, la organización le dice que puede elegir la que ella quiera pero que la diferencia económica va a su cargo y no al erario público andaluz. Quien entonces vivió cerca de Malú el día que se le hizo honor de esta distinción espera ansioso si Pepe de Lucía tendrá los mimos caprichos e ínfulas que su hija o por el contrario el nuevo distinguido de Andalucía pisa con más fuerza el suelo andaluz.