| 12 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Riverita cambió el testamento poco antes de morir: dos okupas y una periodista

Ha pasado una semana y la muerte del hermano de Paquirri ha sacudido de nuevo a una familia que no sale de una y está en otra. Hay muchas preguntas sin respuesta pero nosotros tenemos alguna

| Kike Calleja Chismógrafo

 

 

Ha pasado tan sólo una semana de la muerte de José Rivera pero son muchas las incógnitas que quedan aún por resolverse: ¿Quién ha heredado su patrimonio? ¿Qué ha pasado con la gente que le cuidaba? ¿Por qué los enemigos de la familia Rivera se han puesto en pie de guerra ahora?

Riverita, como le gustaba que le llamaran, vivía en Barbate (Cádiz) en una casa de grandes dimensiones que ocupaba casi toda una manzana. El inmueble con muy malas condiciones tanto exterior como interiormente fue, en su día, la casa de soltero de su hermano Paquirri.

El marido de Isabel Pantoja dejó como herencia esta vivienda a sus tres hermanos. Fue el propio Riverita quien decidió comprar sus respectivas partes a Teresa y a Antonio Rivera para quedársela en propiedad. Conocido por su gran generosidad, ha estado conviviendo, durante los últimos siete años, con dos hombres a los que tenía acogidos y que ellos se denominaban a sí mismos “los okupas de Riverita”. Estas dos personas cobraban cada uno 5 euros al día por cuidar del extorero. A día de hoy, siguen viviendo en la casa hasta que llegue el momento en el que tengan que abandonarla: “Estamos en unas condiciones lamentables en una casa en el patio porque la familia ha cerrado el chalet. Los vecinos son los que nos traen agua y comida” aseguran los okupas.

Riverita ha tenido una relación de amistad especial durante 15 años con Mónica Gavira; periodista que ha sido su cuidadora, confidente y amiga



Además de su compañía, Riverita ha tenido una relación de amistad especial durante 15 años con Mónica Gavira. Una periodista que ha sido su cuidadora, confidente y amiga, pero que también pudo llegar a ser su heredera si nadie lo hubiera impedido.

El patrimonio de Riverita se compone de varias propiedades en Cádiz: una gran casa en Barbate, un terreno de 1.000 metros cuadrados en Benalup y otro de mayores dimensiones en Vejer de la Frontera. Fuentes cercanas aseguran a ESdiario que como agradecimiento, el hermano de Paquirri incluyó a Mónica en el testamento para dejarle el terreno de Benalup. Pero, dos meses antes de morir, alguien de la familia se enteró y a finales de noviembre, un notario se presentó en su casa para que cambiara esa decisión. Riverita pidió quedarse solo con el notario y decidió dejar como heredero universal a Canales Rivera para que él fuera quien repartiera sus bienes entre el resto de la familia. Un patrimonio suculento que también tiene, según ha podido saber ESdiario, algunas deudas.

Riverita dejó a Canales Rivera como heredero universal de un patrimonio suculento que también tiene, según ha podido saber ESdiario, algunas deudas


Este medio se ha puesto en contacto con Mónica Gavira, quien no solo ha confirmado esta información. La periodista también ha roto su silencio contra la familia Rivera: “Estoy triste porque es muy injusto y todavía no me han dejado tener mi duelo de alguien a quien adoraba. Sé que Riverita tenía intención de dejarme ese terreno pero Canales me dijo que no iba a cumplir nada que no estuviera escrito. Está claro que me querían quitar del medio y por eso me desprestigian públicamente. Tampoco entiendo que no haya querido dejarle nada a su hermano Antonio. La diferencia entre algunos Rivera y yo es que soy más desinteresada que ellos. Yo sí que sé quién de la familia se ha llevado cosas sin que Riverita lo supiera: un póster, botellas de vino, álbumes con fotos… Algunas de esas cosas se las he regalado yo, por eso me duele. Los únicos que sé que se han llevado cosas porque Riverita se las ha dado han sido Antonio Rivera y alguno de sus sobrinos. Él confiaba que su sobrino era un hombre de palabra y que cumpliría sus últimas voluntades aunque no estuvieran escritas y así se lo hizo prometer”.



Esto no es todo, porque Mónica da un paso más al frente y relata lo mucho que le ha costado salir adelante a Riverita: “Él sólo cobraba 400 euros de una paga no contributiva. Desde enero de 2020 hemos vivido gracias a la ayuda de varios amigos que le daban dinero para comer y comprar lo que necesitara. Como era tan generoso y todo se lo daba a los demás ese dinero se lo administraba yo. Él siempre me decía que lo apuntara todo porque quería devolver lo que le dejaban. La mayoría de su familia nunca me ha ayudado ni me han pagado nada. Nadie lo sabe pero Riverita ha estado 31 un días ingresado en octubre y nadie vino a ayudarnos cuando le dieron el alta.

Cayetano siempre se ha portado muy bien y se ha lamentado de no haber podido pasar más tiempo con su tío. Él quiso ponerle hasta un cuidador pero alguien de su familia se negó. Riverita se ha ido con la pena de no haber tenido más trato con sus sobrinos. Él se merecía tener el cariño de toda su familia. No quería conflictos ni que sus hermanos ni sus sobrinos se llevaran mal. Así nos lo pidió a todos”.

La muerte de Riverita ha removido fantasmas del pasado como el de Antonia Muñoz, que aseguró haber tenido un hijo con el padre de Paquirri


La muerte de Riverita ha removido fantasmas del pasado como el de Antonia Muñoz. Esta mujer aseguró haber tenido una relación e incluso un hijo con el padre de Paquirri. Después de que Riverita se sometiera a las pruebas de ADN, ya que su padre había fallecido, la Justicia dictaminó que ese hijo no era un Rivera. A pesar de esto, Riverita ha seguido teniendo buena relación con Antonia y con su hijo, Curro, sin que el resto de la familia lo supiera. A raíz de su muerte, Antonia ha decidido hablar para defender a Mónica: “Ella ha sido la única que ha estado al lado de Riverita día y noche. Pensé en ir al tanatorio a despedirme de él pero no lo hice porque estaba Teresa. Teresa llevaba años sin ir por casa de su hermano. Teresa y Antonio Rivera dejaron de hablarse por la herencia del padre. Antonio quería más dinero. Ahí ya te digo, si hay dinero son hermanos, si no hay dinero no hay hermanos, ni hay familia. A mí me trataron los Rivera con la punta del pie. Me gustaría decirles tantas cosas…".