| 27 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ana María Aldón, en todos los titulares.
Ana María Aldón, en todos los titulares.

Ana María Aldón, “La Jefa” desde el principio

Lo que se está contando ahora sobre la mujer de José Ortega Cano y madre de su hijo pequeño dista muy mucho de la realidad. Una veces como invención y otras como filtración interesada.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 


La historia está escrita. Vivida para algunos y olvidada para otras. Ana María Aldón siempre tuvo poder en la casa de Ortega Cano. Desde el primer momento. Eso de "que Marina (La Tata) mandaba más que ella" pertenece a la fábula novelesca de un guión malo. No es real. Ana María Aldón aterriza en el domicilio familiar que adquiere José Ortega Cano en 1984 (en pleno apogeo taurino y económico) hace 9 años. En aquel momento Ana María espera a su hijo José María. Fruto de la "pasión" con el diestro cartagenero.

Al llegar Aldón a su nuevo hogar lo primero que encarga es cambiar en su totalidad la cocina y los baños del domicilio. Llegó y modificó. Necesitaba sentirse en su nueva casa. La compañera sentimental del matador de toros (en aquel momento aún no eran marido y mujer) marca territorio desde el minuto uno. Marina "la tata" se encargaba de la familia. Lejos de la realidad de lo que se está contando ahora. Una vez como invención y otras como filtración interesada e inventada.

Los gastos en la casa de Ortega Cano corrieron siempre de parte del propietario de la casa. Ana María Aldón no aportaba. Dinero no. Compañía es otra cosa. Hasta el tabaco se lo compraba José Ortega Cano a quien tiempo después se convertiría en la madre de su tercer hijo y esposa. Eso llegó tiempo más tarde. Los dos grandes coches que porta Ana María Aldón son de José Ortega Cano. No son fruto del premio de Supervivientes. De ahí que la colaboradora televisiva y modista haya asegurado en varias ocasiones que mantenían economías independientes. Una no sumaba. La otra aportaba mucho.

Marina no ha sido la jefa de la casa, ha sido Ana María Aldón

Marina "la tata" no ha sido la jefa de la casa. La jefa ha sido Ana María Aldón. Mientras Marina se ocupaba de la casa, ella se sumergía en las profundidades de la casa, el sótano del bien inmueble, para estudiar la carrera que le pagó José Ortega Cano. Con capricho y con ilusión. Esos estudios llegan porque el torero lleva a su hija para que emprenda los estudios. Aldón se ilusiona y se lo ofrece su marido que comience Diseño y Patronaje. Gloria Camila tiempo después abandona los estudios, retomándolos algunos años más tarde con Máster y todo. Aldón llega a meta.

 Marina llega a la vida de José  a raíz de necesitar una cuidadora para la matriarca de los Ortega Cano. Fueron 5 años de Marina con doña Juana. Al fallecer, la familia mantiene una estrecha relación con "la tata" y quieren que permanezca cerca de la familia. Es Paco Ortega Cano quien la contrata para sus negocios. Al tener que marcharse Ortega Cano a la Finca Yerbabuena, le pide a su hermano que se la quiere llevar. Marina es el alma de la casa. Una más de la familia. Nunca la jefa. La Jefa Suprema es Ana María Aldón. Desde el primer día que llegó a la vida de su hoy marido. Bueno, desde el primer día que conoce que está embarazada.