| 27 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La Reina Sofía, la monarca de la sonrisa triste.
La Reina Sofía, la monarca de la sonrisa triste.

Los 84 años de Doña Sofía, "La Reina de la triste sonrisa"

La nueva biografía de la Emérita llega a una conclusión sobre Bárbara Rey y otra sobre el matrimonio de Don Juan Carlos que navegan contra corriente de todo lo que se ha dicho hasta ahora.

| Mabel Redondo Chismógrafo

 

 

La Reina Sofía ha cumplido este 2 de noviembre 84 años y su efeméride ha coincidido con la publicación de una nueva biografía que se presenta como: Sofía, la reina de la triste sonrisa, en ella su autora, María José Lorenzo, esboza "la fascinante vida de una mujer leal, forjada entre su sentido del deber y los dictados de su corazón".

La escritora y periodista gallega ha buceado concienzudamente en la vida de Doña Sofía, viajando en el tiempo desde el día de su nacimiento de hace 84 años, hasta ahora.

Las páginas de este libro aún huelen a imprenta, porque llegan a recoger hasta el último acto en el que hemos podido verla, y que se remonta a hace tan sólo unos días, cuando acudía a los Premios Princesa de Asturias.

Allí pudimos observar a una abuela orgullosa de sus nietas, especialmente de Leonor que obviamente fue la protagonista de la jornada. Un acto que Lorenzo ha analizado con lupa: "Me entristeció ver como la Reina arrastraba los pies frente a una Letizia que lucía un look impecable, me faltó ver más afecto hacía Doña Sofía, también lo eché en falta por parte del Rey Felipe y de sus nietas, las fotos dicen más de lo que parece. Creo que buena parte de la tristeza de la Reina Sofía se debe al distanciamiento que siente con su familia. A ella le gustaría ver más a sus nietas Leonor y Sofía. Ahora Leonor estudia fuera de España, pero cuando estaba aquí esas visitas tampoco eran frecuentes, y eso que viven al lado. Con Victoria Federica tiene muy buena relación pero su trabajo como influencer y su agenda repleta de eventos no le facilitan los encuentros con su abuela. A Froilán tampoco le ve todos los días. Y luego están sus otros nietos, los hijos de Cristina, a quienes también adora pero que no les ve todo lo que quisiera".

En esta biografía Lorenzo ha querido "resaltar la historia de amor de Juan Carlos y Sofia, que se conocieron en 1954 en un crucero que organizó su madre por las islas griegas con los miembros casaderos de la realeza. Se enamoraron de verdad como locos y decidieron casarse. Estoy convencida de que no hubo intereses y me baso en que ellos teóricamente, en ese momento nunca pensaron que llegarían a ser reyes. Tuvieron que pasar muchas cosas años después, acontecimientos que nadie habría imaginado, porque no estaba previsto que Juan Carlos fuese rey".

"Se enamoraron de verdad como locos y decidieron casarse. Estoy convencida de que no hubo intereses y me baso en que ellos teóricamente, en ese momento nunca pensaron que llegarían a ser reyes"

Así lo describe la autora: "Corría el año 1963 y los jóvenes príncipes formaban un matrimonio feliz y enamorado. Casi 60 años después, aquella princesa griega recién llegada es hoy una de las reinas más queridas de nuestro país. Culta y cariñosa, su vida es un ir y venir de sonrisas y lágrimas que sin embargo, jamás perturbaron su carácter".

Lorenzo lleva meses trabajando en este libro que ahora ve la luz, y la conclusión que saca sobre la relación de Doña Sofía con el Emérito dista mucho de otras fuentes que apuntan a que su matrimonio fue más bien de conveniencia: "Creo fervientemente que se casaron por amor y no por conveniencia. Al principio fueron un matrimonio ideal, tiempo después dejó de serlo".

La autora duda de la veracidad del idilio de Don Juan Carlos y Bárbara Rey

Con el tiempo las infidelidades de Don Juan Carlos han visto la luz, se han hecho públicas. Bárbara Rey suena ser una de las mujeres que pasó por la vida del Emérito, ella nunca ha hablado claramente del asunto, y esta es una de las razones por las que María José Lorenzo duda que realmente tuviese algo con el entonces Monarca: "Se cuenta que es en el año 74 cuando Bárbara Rey y Don Juan Carlos se conocen y comienzan una relación, pero en esa época no me cuadra porque él bastante tenía con ocuparse de su futuro como Rey, otra cosa es que tuviesen un encuentro puntual. Dudo que mantuvieran un idilio, ella nunca ha dado un titular sobre este tema, siempre se anda por las ramas con este asunto, no es clara, tampoco ha aportado una prueba de que lo que insinúa sea verdad. A veces nado contra corriente, he leído mucho de lo que se ha escrito sobre este tema, y al final saco mis propias conclusiones basándome también en mi intuición. Por otra parte no entiendo que Bárbara Rey aún no haya sido clara, y si realmente tuvo algo con el emérito que lo cuente, creo que el país tiene derecho a saberlo. Yo necesito creer a Bárbara, porque verdaderamente me ha creado una duda tremenda".

Las historias urbanas proliferaban y Doña Sofía decidió no darles pábulo. Hasta que llegó Corinna Larsen...

Otro de los nombres que no se pueden obviar es el de Corinna que también ocupa protagonismo en algunos de los capítulos del libro: "No todos los nombres de mujeres famosas que se relacionaban con el jefe del Estado habían tenido una relación él. Las historias urbanas proliferaban y Doña Sofía decidió no darles pábulo. Desde que escuchó el primero, al principio de su matrimonio, nunca hizo caso. Pero en los últimos tiempos, había tenido noticias inquietantes sobre una relación de Juan Carlos, esta vez, parecía que sí tenía una historia de amor más seria. Eso era al menos lo que se decía y lo que, como mujer, debía intuir Sofía. Una historia impensable se estaba fraguando a sus espaldas y tenía un nombre, Corinna Larsen".

María José Lorenzo llega a una conclusión que dará mucho que hablar

Al finalizar esta biografía María José Lorenzo ha llegado a una conclusión que sin duda suscitará opiniones encontradas y polémicas en los mentideros de las tertulias: "Creo que cuando a alguno de los dos le llegue la hora de marchar, en ese último respiro el otro le cogerá de la mano y no le soltará. Entre ellos existe una complicidad que se ha mantenido en el tiempo, a pesar de todo, a pesar de las infidelidades, de las diferencias… La Reina le ha perdonado todo, a pesar de la humillación pública a la que se le ha sometido. Lo que peor que ha llevado Doña Sofía es que todo se hiciese público, ella era sabedora de muchos episodios, pero prefería mantener a salvo la Institución".

"Como autora", prosigue la gallega, "he intentado acercarme a la figura de la Reina y lo que he encontrado es que en ella hay una triste sonrisa. Trabajó por España y merecería tener una vejez tranquila".

Este es uno de los fragmentos que definen a Sofía, la reina de la triste sonrisa: "Rodeada de reyes y palacios desde su nacimiento en Grecia, la vida de la Reina Sofía es el cautivador relato de una mujer que, consciente de su destino, jamás renunció ni a su dignidad ni a la responsabilidad de su papel en la historia".