| 09 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Nacho Palau está pasando unos días malos y la visita de su sobrino le dio fuerzas.
Nacho Palau está pasando unos días malos y la visita de su sobrino le dio fuerzas.

Nacho Palau se mete un "chute" en Supervivientes que le ayuda a seguir adelante

El ex de Miguel Bosé está pasando unos días difíciles en Honduras últimamente, menos mal que ha recibido una buena dosis, necesaria para poder llegar hasta el final del concurso.

| Redacción Chismógrafo

Este domingo le tocó a Nacho Palau recibir en Honduras la visita de uno de sus seres queridos para recibir los ánimos suficientes para continuar con su aventura en Supervivientes.

Yago, su sobrino, viajó hasta la isla para insuflarle la fuerza que le está fallando los últimos días.

La presentadora Lara Álvarez le hizo creer que iba a tener una recompensa y el concursante tuvo que decidir con qué caja de las tres que estaban en la mesa quería quedarse. Tras mucho pensárselo eligió la que escondía a su sobrino Yago, con el que se quedó en shock al verle.

Pasada la primera sorpresa, ambos se fundieron en un bonito abrazo, mientras Yago le transmitía palabras de aliento y el ex de Miguel Bosé le preguntaba cómo están las cosas fuera.

Palau explicó lo que significa para él ver ahí a su familiar en estos duros momentos: "Es un chute de energía porque es un concurso difícil, me ha cambiado mucho la situación, se rompió mi grupo, estaba muy cómodo, luego pasé a otro, si es difícil. Es muy duro, psicológico, hay días que aguantas, pero...".

Nacho Palau, muy emocionado, confiesa lo que peor lleva últimamente

"Pienso mucho en mis nanos, hay mucho machaque, no me gustó nada la bronca con Kiko (Matamoros), ahí es donde me empecé a dar cuenta de que es un concurso. No he sabido llevarlo muy bien, no he sido muy yo, me pesa porque ni soy falso, ni chungo, ni soy nada de nada", argumentó Palau muy emocionado. 

Tras pasar un rato juntos, Carlos Sobera les transmitió que era el momento de la despedida, aunque pidieron pasar unos minutos más el uno con el otro. Para finalizar, Nacho Palau explicó lo que más le ha reconfortado de esta visita y volvió a emocionarse: "Que mis hijos están muy orgullosos de mi, que mi madre está bien. Me gusta que me diga que se me está viendo bien y no me gusta que se me vea gruñón y ansioso. Verlo aquí es una pasada, me ha dado mucho chute", concluyó.