| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Belén y Miguel, exultante en su boda civil
Belén y Miguel, exultante en su boda civil

Los dos detalles cruciales de los que depende la gran boda de Belén Esteban

La colaboradora ha anunciado que su enlace por la iglesia se celebrará el 22 de junio de 2022, pero existen al menos un par de cuestiones por resolver para que se dé el mediático evento.

| Redacción Chismógrafo

Belén Esteban anunció hace apenas dos semanas la que es una de las grandes noticias del año en el mundo del corazón patrio: su boda por la iglesia con su actual pareja, Miguel Marcos. La colaboradora está tremendamente ilusionada con el paso que va a dar junto al hombre de su vida. Él es creyente y ella, también. Y la fecha elegida por ambos es el 22 de junio de 2022. Aunque para que se consume tal enlace hace falta solventar antes algunas cuestiones de 'procedimiento', tan rutinarias como cruciales

Según recuerda el diario La Razón, la pandemia impidió que el verano pasado se celebrara la boda y es por eso que ésta será la fecha definitiva para la ansiada celebración. El 22 de junio no es una fecha cualquiera para la pareja: es el día en el que cumplirán tres años desde que contrajeran matrimonio por lo civil en 2019, que culminó con una fiesta multitudinaria rodeados de familiares, amigos y compañeros.

La pareja ya tiene decidido que la boda se celebrará en la iglesia de Paracuellos, la localidad donde reside. Y con su párroco, don Víctor Manuel, ha conversado La Razón, desprendiéndose de su charla no solo su alegría por el enlace, sino también las 'obligaciones' que están aún pendientes para poder materializarlo.

 

Así, el cura señala que "Belén Esteban no ha solicitado ni reservado la fecha" en la parroquia, a pesar de que ya la ha anunciado a los cuatro vientos. Un detalle clave para confirmar la ceremonia. Pero no es el único.

El sacerdote ha asegurado al periódico de Francisco Marhuenda que, hasta la presente, la colaboradora no ha pasado por el templo sagrado para comenzar con los preparativos católicos. "Los cursillos prematrimoniales tienen lugar durante los meses de febrero y marzo", y son de obligatoria asistencia para que se pueda celebrar la boda.

El párroco, no obstante, se muestra confiado en que estos trámites se resolverán y reconoce estar "muy contento porque alguien con la proyección pública de Belén comparta esos valores eclesiásticos y su creencia". Dice haberlos visto por misa en alguna ocasión y los considera unos feligreses más.