| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Gema Aldón busca su futuro con “muertos”

La hija de la todavía mujer de Ortega Cano ha encontrado una nueva vocación más allá de dedicarse a la venta de exclusivas en prensa y televisiones, compartiéndolo con su madre.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

La hija de Ana María Aldón tiene en la cabeza su futuro profesional más allá de dedicarse a la venta de exclusivas en prensa y televisiones. Ella es conocedora que su tiempo es caduco. Desde hace un tiempo se encuentra inmersa en un curso para aprender a maquillar a muertos. Es una formación de unos seis meses que se habilita para poder operar con los vivos que pasan a otra vida.

Fue un consejo que le dio su madre. Ana María Aldón siempre tuvo empeño de que su hija estudiase alguna formación. Al llegar la aún mujer de Ortega Cano a Madrid a la casa de su marido se trae a su hija Gema y la matricula en un centro de oficios. Aquello no pudo ser porque Gema Aldón no prestó ninguna atención. El curso de moda y patronaje no le interesa como sucedió con su madre y con su ahora “enemiga” Gloria Camila. Aldón finalizó su formación de 3 años en MODA y PATRONAJE en 2018 y Gloria Camila lo terminó el año pasado.

Gema Aldón ha encontrado una nueva vocación. Y así se lo hizo saber a su madre. A ella le gustaba maquillar muertos. Un oficio que casa vez tiene más salida porque hay mucha mayor demanda. Gema Aldón ha trasladado su “casa de madera” a Cádiz. La casa que le compró su madre con la exclusiva de la revista HOLA de su matrimonio con José Ortega Cano. Aquella casa de madera primero estuvo instalada en el domicilio de José Ortega Cano. Tras varios altercados con lo que sucedía en el interior y exterior de la casa fue trasladada al sur de España. Actualmente se encuentra en Cádiz.

Ana María Aldón quiere adquirir un bien inmueble en la capital española para que también pueda disponer su hija cuando tenga que acudir para trabajos diversos. O bien para seguir realizando exclusivas en prensa y televisión o bien para “maquillar a muertos”. Entre vivos y muertos anda el juego. Quizás hay ya más muertos.